Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los palestinos pactan un Gobierno de unidad

Fatah y Hamás acuerdan en Catar convocar elecciones antes del otoño

Los dos grandes partidos palestinos, Fatah y Hamás, acordaron ayer que Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, asuma también la jefatura de un Gobierno interino con la misión de organizar elecciones. Los nacionalistas de Fatah y los islamistas de Hamás ya firmaron un pacto de reconciliación en mayo pasado y anunciaron un Gobierno de consenso, sin lograr formarlo. Esta vez ambas partes aseguran que no habrá más dilaciones y que las largamente demoradas elecciones podrán celebrarse a finales de verano o principios de otoño.

En el nuevo Gobierno, que debería formarse "en cuestión de semanas" según fuentes de Fatah, solo habrá técnicos no afiliados a ninguno de los dos partidos. La enemistad entre nacionalistas e islamistas llegó a su apogeo en 2006, cuando, tras la victoria de Hamás en las únicas elecciones palestinas celebradas hasta la fecha, una breve guerra civil les dividió territorialmente: Fatah, junto al resto de la OLP, se quedó con Cisjordania, y Hamás con Gaza. Ambas formaciones se han dedicado desde entonces a hostigar y detener a militantes rivales. Uno de los puntos del acuerdo firmado ayer en Catar, bajo los auspicios del jeque Hamad ben Jalifa al Tani, contempla la liberación de prisioneros por ambos bandos.

"Somos serios en el propósito de sanar heridas para unir a nuestro pueblo y concentrar nuestros esfuerzos en resistir la ocupación", declaró Jaled Meshal, máximo dirigente político de Hamás. El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, aseguró tras conocerse el acuerdo que la reconciliación palestina equivalía a renunciar a cualquier negociación de paz. Hamás es considerada una organización terrorista por Israel y por Estados Unidos. "El presidente Mahmud Abbas tiene que elegir, o alianza con Hamás o paz con Israel, porque no es posible tener ambas cosas a la vez". La OLP y la Autoridad Palestina, dirigidas por Abbas, llevan años negociando con sucesivos Gobiernos israelíes sin obtener resultados apreciables.

Hamás no reconoce oficialmente a Israel y, según sus principales documentos políticos, apuesta por la lucha armada como vía para la "destrucción de la entidad sionista". En los últimos meses, sin embargo, al calor de las revueltas árabes, Meshal ha indicado que estaría dispuesto a reconocer de forma provisional las fronteras israelíes fijadas tras el armisticio de 1948 y que apuesta por la "resistencia popular", con métodos como grandes manifestaciones o desobediencia civil, para luchar contra la ocupación de los territorios palestinos.

En cuanto Fatah y Hamás iniciaron el proceso de aproximación, EE UU cortó la financiación a la Autoridad Palestina. Israel, por su parte, retuvo como represalia los impuestos cobrados en los territorios palestinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de febrero de 2012