Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un robo de cobre en la vía deja a 3.000 viajeros sin tren

26 convoyes afectados entre Alicante y Sant Vicent

El robo de cobre de la catenaria de la vía férrea entre Alicante y Sant Vicent del Raspeig obligó ayer a Renfe a interrumpir el tráfico de trenes entre ambas localidades desde primeras horas de la mañana hasta las 22.00. El corte, según fuentes de Renfe, afectó a 3.000 pasajeros, usuarios de una treintena de trenes, la mayoría con destino a la estación de la capital alicantina.

La imposibilidad técnica del paso de trenes, como consecuencia del robo de material ferroviario, afectó a los trenes que enlazan la capital alicantina con el resto de España, a excepción de los que cubren el servicio con Murcia y Elche. Aunque inicialmente las cifras de viajeros perjudicados por esta incidencia eran menores, la acumulación de trenes sin operar con Alicante en toda la jornada de ayer elevó la cifra de afectados final hasta los 3.000 viajeros.

En concreto, no circularon 13 trenes en el enlace con Madrid y otros tantos con Barcelona, así como varios de medio distancia. Para dar respuesta a los viajeros, Renfe habilitó un servicio alternativo de autobuses en paradas intermedias. Para dar respuesta a los viajeros, Renfe habilitó un servicio alternativo de autobuses en paradas intermedias y en la propia estación alicantina para que los viajeros pudieran llegar a sus lugares de destino.

El corte tuvo su origen en el desprendimiento de un tramo de catenaria a la altura del tendido ferroviario en Sant Vicent del Raspeig. En concreto, los cacos, según fuentes de Adif, robaron las correspondientes contrapesas, elementos fabricados de aluminio o cobre y que se emplean para mantener la tensión mecánica de la catenaria, tendido eléctrico que suministra energía a los trenes. Los cacos se apropiaron de las contrapesas ubicadas en el kilómetro 451/100 de la línea Alicante-Alcázar de San Juan. Como consecuencia de la sustracción de este metal, un tramo de la catenaria se destensó lo que posibilitó que el tren que circulaba hacia Barcelona, sobre las 8.15 de la mañana, la enganchara y arrastrara. Hasta 1.000 metros de hilo conductor y el sustentador resultaron dañados.

Fuentes de Adif señalaron que "no es habitual" el robo de estas contrapesas, y en los casos en los que sí se ha registrado el número de ellas sustraído no ha afectado a la tensión mecánica de la catenaria.

Durante todo el día, Adif mantuvo movilizados tres equipos de línea electrificada de Alicante, Villena y Almansa para restablecer la circulación. Sobre las 14.20 de ayer, el convoy que motivó la avería fue retirado del lugar del siniestro. Sin embargo, según las previsiones de Adif, los trabajos de rehabilitación se prolongarían hasta las 22.00 de ayer.

El robo de cobre y otros metales se ha convertido durante los últimos tiempos en un botín muy preciado para los ladrones por el alto valor que cotizan en los mercados internacionales la materia prima. Hasta ahora los saqueos de este metal afectaba mayoritariamente a las empresas, aunque el tendido ferroviario comienza a ser también diana de saqueos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de enero de 2012