Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El puerto exterior de Pasaia pasa de esencial a inviable

La Diputación presenta en 14 meses dos informes opuestos

En poco tiempo, el puerto exterior de Pasaia ha pasado de ser considerado "elemento esencial" e "imprescindible" para el futuro de Gipuzkoa a convertirse en "un riesgo importante" para su economía y medio ambiente. Son dos calificaciones totalmente opuestas defendidas por la misma institución: la Diputación.

Cuando estaba presidida por el PNV, la institución foral presentó un informe favorable y elogioso del proyecto portuario. Cuando ha pasado a estar gobernada por Bildu, tras las elecciones de mayo pasado, otro informe técnico trata de tumbar las bondades de la futura dársena. Así se explica que antes había que impulsar la infraestructura a toda costa y ahora, en cambio, hay que frenarla como sea.

Con el PNV, la dársena resultaba "perfectamente sostenible y viable"

El actual informe duda incluso de la legalidad del proyecto portuario

La flagrante contradicción se desprende de la lectura de las alegaciones presentadas, en diferentes mandatos, por la Diputación al Informe de Sostenibilidad Ambiental (ISA) del Pan Director de Infraestructuras elaborado la Autoridad Portuaria de Pasaia. La primera alegación corresponde a la etapa del PNV y esencialmente justifica el proyecto. La segunda, tramitada esta misma semana, viene con el sello de Bildu, está avalada por técnicos forales y avisa de la "inviabilidad" del proyecto. Ambos informes se ham sucedido en solo 14 meses.

Sus visiones son diametralmente opuestas sobre un mismo plan: construir una dársena en el exterior de la bahía de unas 100 hectáreas de superficie que requeriría una inversión cercana a los 750 milones de euros, sin incluir el coste de los túneles de acceso, que podrían rondar otros 200 millones. Es la más cara de las cuatro opciones analizadas.

El primer - titulado Observaciones al Informe de Sostenibilidad Ambiental del Plan Director de Infraestructuras del Puerto de Pasaia- concluye que la ejecución del puerto exterior resulta "esencial para la estrategia de desarrollo económico de Gipuzkoa". Y lo ve "imprescindible" para resolver "la anomalía que el puerto comercial representa dentro de la eurociudad".

El documento, de apenas seis páginas, data de noviembre pasado y viene firmado por el entonces director general de Ordenación Territorial, César Salvador. En el apartado de "consideraciones ambientales", el autor no hace ninguna referencia a los daños que la dársena podría causar en el área del monte Jaizkibel, un espacio incluido en la Red Natura 2000 y considerado Lugar de Interés Comunitario. Sin embargo, considera "evidente" que los residentes en los núcleos urbanos del entorno verán una "mejora de las condiciones ambientales" con la construcción del puerto, porque "se procederá a la descontaminación de suelos" y a limpiar el lecho de la bahía.

Después de que el PNV perdiese la Diputación en junio pasado, Salvador trabaja en la actualidad como jefe de Planificación y Explotación de la Autoridad Portuaria. Su informe considera que la dársena a mar abierto "potenciará el uso de modos [de transporte] menos contaminantes". Apoya una implantación energética de última tecnología "para resolver la generación eléctrica de Gipuzkoa". Y resuelve: "El macroproyecto de la bahía es un conjunto de actuaciones muy meditadas, sostenible y perfectamente viable".

Ese documento ha quedado invalidado por otro muy crítico elaborado con Bildu en el poder foral. El nuevo informe, coordinado por el diputado de Medio Ambiente, Juan Carlos Alduntzin, con técnicos de varios departamentos, pone en duda la validez del ISA por razones económicas, ambientales y legales. A lo largo de sus casi 50 folios, critica la falta de rigor en el análisis de las alternativas portuarias y advierte del "perjuicio" que la ampliación produciría en especies y hábitats protegidos.

Añade que introducir "mejoras operativas" en el puerto actual y hacerlo "complementario" con el de Bilbao contribuiría más al "cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad ambiental y territorial". Por ello, la Diputación propone ahora enterrar el puerto exterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 2012