Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta recalifica 173 hectáreas en Guitiriz para un macrogeriátrico

El Gobierno gallego no informó del cambio de uso de los terrenos, que aprobó en agosto - El proyecto lo acomete una pequeña inmobiliaria de Alcalá de Henares

Una superficie equivalente a 173 campos de fútbol, en un monte en el límite del municipio de Guitiriz con el de Curtis, se convertirá en un macrocomplejo geriátrico y parque anexo con capacidad para 1.100 ancianos, de largo el mayor de Galicia. Son las dimensiones del proyecto Cidade Verde de Guitiriz que impulsa una pequeña promotora inmobiliaria de Alcalá de Henares, Avance Arquitectónico, SL, con el apoyo del Ayuntamiento y cuya tramitación acelera la Xunta desde hace medio año sin que hasta ahora haya trascendido la envergadura del plan.

El primer documento oficial reconocido por el Gobierno gallego, a través de una respuesta parlamentaria al BNG, es del 3 de agosto pasado, apenas dos meses después de que el gobierno local pasase del PSOE al PP, cuando la Dirección Xeral de Sostibilidade e Paisaxe ya tenía listo el informe que permitía el inicio de la tramitación autonómica. Solo un día después, el 4 de agosto, sin que entonces se hiciese público ese acuerdo, el Consello de la Xunta aprobó su consideración de proyecto de incidencia supramunicipal, lo que abre la puerta a la recalificación directa de unos terrenos considerados actualmente suelo rústico de protección forestal -la mayoría destinados a plantaciones de pinos- y por lo tanto no urbanizables.

La residencia tendrá capacidad para 1.100 ancianos, un centro de salud y un hotel

Fue en septiembre cuando se tuvo constancia pública de la tramitación del proyecto, con su exposición a efectos ambientales durante un mes. Justo a continuación, desde diciembre y hasta el próximo 13 de febrero, está en marcha la exposición pública del resto de documentos que avalan un complejo gestionado hasta ahora con inusitada discreción.

En los documentos ahora desvelados se detalla que el complejo ocupará 1,73 millones de metros cuadrados de suelo forestal pertenecientes a la Comunidad de Montes de Santa Mariña de Lagostelle, que según la empresa promotora ya habría solicitado a la Xunta el cambio de uso de los terrenos. En ellos, una franja alargada norte-sur de unos 3,5 kilómetros de largo por 500 metros de ancho situada junto al enlace de la N-634 Santiago-Guitiriz con la A-6, Avance Arquitectónico, SL tiene previsto levantar una residencia asistida de 10.000 metros cuadrados con 200 plazas y a lo largo de la parcela otras "900 unidades habitacionales asistidas", a modo de viviendas semiindependientes de las que no se detalla su capacidad, con una superficie de otros 54.000 metros cuadrados. El complejo, definido como "seniors resorts", contará también con centro de salud, farmacia, comedor común, hotel, albergue para jóvenes, auditorio, salones de baile, restaurante, panadería y edificio para oficios religiosos.

Pese a lo ambicioso del proyecto, para el que se contemplan también usos turísticos, docentes y de investigación en geriatría, los promotores lo describen como "un proyecto de bajas densidades, limitada ocupación, bajas alturas, amplio equipamiento y valoración de las calidades y espacios; tanto interiores como exteriores". Será, según los documentos expuestos al público, "un verdadero espacio recuperado para el uso humano, racional y sensible. Que valora el espacio gallego, que pretende revalorizar su interior y el potencial de una área que, como muchas interiores, está en proceso de decadencia y en crecientes dificultades para prestar las atenciones necesarias".

Semejante proyecto, toda una "ciudad" a seis kilómetros del núcleo urbano de Guitiriz, con 5.000 habitantes, y a ocho del de Teixeiro, será asumido por una empresa que en su web solo da cuenta en los últimos años de una decena de promociones de dimensiones limitadas. Ahora, deberá hacer frente a una inversión que estima en 27,8 millones de euros y un plazo de construcción que oscila entre un año y medio y tres años, según detallan dos documentos. "Debería estar en funcionamiento en 2014", concluyen.

Preguntado por el BNG sobre su participación en el proyecto, la Xunta responde por vía parlamentaria que "en el expediente que se está tramitando no consta que la colaboración de la Xunta implique ninguna aportación económica, sino que se trata de una colaboración en su impulso y tramitación". Sin embargo, en la página 222 del informe de sostenibilidad ambiental se puede leer que además de la financiación propia de inversores particulares, se contempla una "financiación institucional a través de instituciones dependientes de la Xunta".

La Xunta indica en su respuesta parlamentaria que en una primera fase se levantaría la "parte puramente asistencial" y "en fases posteriores podrían acometerse los centros especializados para la población envejecida". La promotora no aclara de qué dependerá la futura construcción de nuevas fases ni desglosa del total su coste o el número de viviendas.

400 empleos, parque y depuradora

Pese al tamaño del complejo, el informe que presenta la promotora califica su impacto ambiental y patrimonial como insignificante o moderado, según distintas variables. El suelo urbanizado, ya sea edificado o pavimentado, supondrá "algo más del 10%" de todo el entorno, lo que supone transformar cerca de 20 hectáreas -el casco histórico de Santiago o el recinto amurallado de Lugo tienen 30 hectáreas-. Los promotores destacan que cederán como zonas verdes de uso público un 21,05% del total del ámbito, coincidente con tres grandes zonas de yacimientos arqueológicos en las que se localizan hasta cinco mámoas. En su documentación, la promotora indica que las necesidades de abastecimiento de agua cuentan con el aval del Ayuntamiento, aunque en otro punto de su plan indica que "se ha determinado la necesidad de aumentar la capacidad de almacenamiento del embalse de Guitiriz, aunque no se ha concretado, debido al carácter únicamente planificador de este documento, la forma que se llevaría a cabo". Para saneamiento, contaría con depuradora propia. Sobre fauna y flora, el informe detalla que el terreno "no se encuentra dentro de ningún espacio natural protegido, estando los más cercanos a unos 10 kilómetros" y limita los efectos del complejo al periodo de obras, y se compromete a restablecer el equilibrio ambiental. El principal efecto que subraya la promotora, en este caso positivo, es sobre el empleo. Detastaca que "durante la fase de funcionamiento tiene previsto generar empleo para unas 400 personas, lo que supondrá como ejemplo que se reduciría todo el paro registrado en Guitiriz". Ese documento también indica que "los costes indirectos a la Hacienda Pública derivados de la puesta en servicio del nuevo sector se circunscribe al mantenimiento municipal de la urbanización: infraestructuras y zonas verdes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 2012

Más información