Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La política de recortes

Pretender superar la crisis mediante recortes del presupuesto estatal tiene tanto sentido como pretender eliminar la pobreza del mundo imprimiendo billetes de 500 euros para regalarlos con los paquetes de patatas fritas. El dinero solo tiene valor como mercancía de intercambio. Si todo mundo (empezando por los Gobiernos) se limita a meter su dinero en un colchón y sentarse encima sin gastar, el estancamiento económico continuará, habrá aún más gente sin trabajo, y esos billetes valdrán cada vez menos. Roosevelt lo sabía. De Gaulle también. Así sacaron a sus respectivos países de la crisis. El problema es que ambos están muertos y en su lugar nos gobiernan camarillas en las que el orden del día lo dicta el nepotismo, no los méritos, y que creen que pueden gestionar la economía como si se tratara de la cuenta de gastos de una abuela pensionista. La crisis no se puede resolver mediante recortes del gasto. Hay que movilizar la economía, que todo el mundo esté trabajando, que es la única forma de producir riqueza. Para esto hay que hacer más inversiones y más gasto, no menos. De otro modo lo único que vamos a conseguir es meternos en una recesión más y más profunda a base de "ahorrar". Para ganar dinero hay que gastar dinero. Y el dinero que no se mueve en última instancia no vale nada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de enero de 2012