El FMI reclama un aumento del fondo de rescate del euro

Lagarde ve riesgo de insolvencia en España e Italia si no se refuerza

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió ayer en Berlín del riesgo de que España e Italia caigan en una "crisis de solvencia" si no se aumenta la capacidad del fondo europeo permanente de rescate. Lagarde pidió un calendario "claro y creíble" para la puesta en marcha de este cortafuegos, prevista para julio.

Junto con las "acciones" del Banco Central Europeo (BCE) en el mercado de deuda, el mecanismo de contención evitará que "países como Italia y España", cuyas economías son "fundamentalmente capaces de afrontar sus deudas", se vean ahogados por unos costes de financiación "anormalmente altos", con consecuencias "desastrosas", dijo Lagarde.

Más información
El FMI advierte de que España incumplirá los objetivos de déficit
La UE aboga por reforzar el fondo como vacuna contra la recesión

La canciller Angela Merkel descartó ayer el aumento de la capacidad del fondo de rescate permanente (ahora son 500.000 millones de euros). La dirigente alemana afirmó que no es el momento de debatir un posible aumento del capital de ese fondo. En una entrevista el domingo, su ministro de Hacienda, Wolfgang Schäuble, dijo que lo prioritario ahora es aplicar los acuerdos de austeridad y control presupuestario alcanzados en diciembre.

Lagarde se reunió el domingo en Berlín con Merkel. En su discurso de ayer, la francesa señaló tres pasos hacia la resolución de la crisis europea: "un mayor crecimiento, un cortafuegos más potente y una mayor integración". Respecto al primer punto, Lagarde destacó que "los recortes presupuestarios" simultáneos en todo el continente supondrán un freno para el crecimiento. "Algunos Estados no tienen otra opción que ajustar las finanzas públicas", pero otros "pueden permitirse ajustes graduales", dijo. Los países con "margen de maniobra" -la jefa del FMI no especificó cuáles son- deberían "reconsiderar el ritmo de los ajustes planeados este año". Aun así, Lagarde dio en parte la razón a sus anfitriones alemanes señalando que "algunos países tienen aún mucho por hacer para impulsar la competitividad y el crecimiento".

En cuanto a la integración europea, Lagarde aseguró que esta crisis es "hasta cierto punto una crisis de integración deficiente". Los datos económicos fundamentales de la zona euro, puestos en conjunto, "tienen buen aspecto". El problema es que los 17 "no ajustan bien los desequilibrios internos". Así que, para Lagarde, Europa necesita homogeneizar sus políticas fiscales con organismos de supervisión comunes. Además, Lagarde propuso la emisión de deuda conjunta europea. Alemania ha descartado repetidamente la emisión de estos eurobonos.

Lagarde hizo un llamamiento dramático a evitar una crisis como la de los años treinta del siglo pasado. "Lo que todos debemos entender es que este es un momento decisivo. Se trata de evitar un momento como el de la década de 1930, en que la inacción y la rigidez ideológica provocaron el derrumbe de la demanda global".

La directora gerente del FMI reiteró que el objetivo del fondo es captar otros 500.000 millones de dólares en recursos para hacer frente a la crisis, pues estima que las necesidades financieras globales de los próximos años estarán en torno a un billón de dólares.

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, ayer en Berlín.
Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, ayer en Berlín.THOMAS PETER (REUTERS)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS