Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Hay que liberar la economía de la jaula de la tecnocracia"

El arzobispo de Santiago pide "limitar la avidez" para salir de la crisis

No pasan de titulares en la prensa local y muchos quedan sin resolver, pero el goteo de robos que están sufriendo las parroquias rurales de toda Galicia aflige a la Iglesia gallega. "Es una preocupación que estamos padeciendo. Confieso que en no pocos casos la investigación no ha dado los resultados que queríamos", reconoció ayer Julián Barrio, arzobispo de Santiago, en el transcurso del desayuno informativo organizado por el Fórum Europa en el que, como es habitual en este tipo de encuentros, repasó los principales asuntos que afectan a la archidiócesis que encabeza. Los ladrones de arte sacro y de dinero de iglesias y capillas de aldea se han cebado en las últimas semanas con una talla de San Pedro en Vilardevós, un copón de plata de la capilla de San Xoán de Bande o un Cristo, un cáliz y altavoces en San Mamede de Loño, en Vila de Cruces, solo por mencionar casos recientes.

Barrio no se limitó en su intervención a los desafíos de su archidiócesis, que celebrará próximamente su primer sínodo en 102 años. La crisis económica que, de acuerdo con lo que ya han expresado otros miembros de la Iglesia, lo es sobre todo "de valores" y, según el arzobispo, "alumbrará una nueva forma de convivencia", ocupó un lugar privilegiado. Barrio llamó a los gobernantes a "liberar la economía de la jaula de la tecnocracia y del individualismo" y, contra la "sustitución compulsiva, recetó "el cuidado de las cosas y la limitación de la avidez". "Deberíamos tomar conciencia de que una sociedad no puede reinventarse en cada momento", clamó, para recalcar el papel "de cohesión" que, pese al avance del secularismo, "tiene la religión para creyentes y no creyentes".

También se refirió Barrio al robo más grave ocurrido en la Catedral de Santiago en sus 800 años de historia, el del Códice Calixtino. "La policía está haciendo todo lo posible para conseguir que el Códice vuelva al lugar del que nunca debió salir. Ha sido una desgracia que haya desaparecido", lamentó el arzobispo. "Su robo ha causado sufrimiento a Compostela, Galicia y a toda Europa", sentenció. Tampoco son buenas las perspectivas del Arzobispado sobre la restauración de la fachada barroca de la catedral, la del Obradoiro, necesaria para que puede completarse la intervención en el Pórtico da Gloria. "Ojalá tuviésemos la oportunidad de contar con ese dinero", reconoció Barrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de enero de 2012