CiU vota el durísimo ajuste de Rajoy para lograr oxígeno en Cataluña

El presidente evita quedarse solo en un recorte muy impopular - Montoro acusa de engaño al PSOE a raíz de la herencia recibida

Mariano Rajoy no quería asumir en solitario la aprobación del mayor recorte de gasto de la democracia y una de las mayores subidas de impuestos por la desviación de más de dos puntos en el déficit de 2011. El Congreso respaldó ayer su decreto de medidas urgentes con el voto, suficiente, de los diputados del PP y, además, el de CiU. El grupo catalán asume así el coste político del colosal recorte. A cambio espera que el Gobierno alivie los aprietos financieros de Cataluña y que el PP les apoye en el Parlamento catalán.

Se trata de un gesto político de primer nivel que coloca a CiU como socio clave de Rajoy. Es un paso comparable a la abstención de CiU que en mayo de 2010 permitió a Zapatero aprobar por un solo voto unos recortes que el PP rechazó. CiU votó no a la investidura de Rajoy hace tres semanas. Desde entonces hay movimientos en ambos lados para reconducir la relación.

Más información
Debates sin resultado

En el debate de ayer, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, acusó a los socialistas de falsear las cuentas del déficit. El PSOE culpó a Rajoy de "consumar un engaño objetivo". Montoro avisó por la tarde a los consejeros de las autonomías donde gobierna el PP que habrá sanciones para quienes incumplan el déficit.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS