El Gobierno vasco penalizará sobre todo las bajas cortas y repetitivas

Aprueba hoy sus ajustes, pero dejará sobre la mesa los dictados por Rajoy

El Gobierno dará hoy carta de naturaleza a todos los ajustes que planteó el mes pasado a los sindicatos en la mesa de negociación, y de la que estos se levantaron por su total desacuerdo con esos recortes. El Gobierno se procuró la cobertura legal para realizarlos en la ley de Presupuestos.

Uno de los más conflictivos, la reducción o supresión íntegra del complemento salarial que abona la administración a sus empleados cuando están de baja laboral, y que les garantiza el 100% de su retribución, no será aplicable por igual a todas las incapacidades temporales. Habrá una gradación de hasta cuatro supuestos, y la penalización máxima la sufrirán quienes registran muchas bajas de corta duración, muchas veces en días inmediatamente anteriores, o justo posteriores, a fines de semana, puentes o festivos. La sospecha es que los usuarios recurrentes de esas bajas las utilizan para adelantar o prolongar días de asueto y dejarán de hacerlo si les supone una pérdida de ingresos.

Ve con buenos ojos la supresión de las aportaciones a los planes de pensiones
Más información
Movilizaciones

El Gobierno seguirá abonando el complemento íntegro para las bajas por accidente laboral, maternidad, paternidad, entre otros, y será en las bajas por enfermedad común o accidentes no laborales donde se establezca esa escala modulando el alcance del complemento o su supresión íntegra. El objetivo de la medida es el ahorro en los 44 millones que el Ejecutivo gastó en 2010 en estos complementos para las 48.000 bajas registradas en una plantilla de 67.000 funcionarios en los diez primeros meses del año pasado. Unas 14.500 corresponden a los "hiperfrecuentadores" de la incapacidad laboral temporal, el término acuñado por el viceconsejero de Función Pública, Juan Carlos Ramos. El absentismo en la administración vasca está dos puntos por encima de la media española, un 5,15% frente a un 3,24% y duran un 62% más que en el conjunto de los trabajadores vascos, 71 días frente a 44. Además de los complementos, el Gobierno corre con el coste de la sustitución de quienes están de baja.

Aunque parte de los recortes dictados ahora por el Gobierno central son de obligado cumplimiento -la congelación salarial y de tasa de reposición, por ejemplo- el Gobierno no tiene intención de decidir hoy. Ve con buenos ojos la supresión de las aportaciones a los planes de pensiones, pero tiene más dudas sobre la prolongación de la jornada laboral o las OPE ya convocadas. Sí aprobará el resto de sus propias medidas: la supresión de primas por jubilación anticipada, de la prolongación de la vida laboral más allá de los 65 años y de los contratos de relevo,salvo excepciones.

Patxi López, durante su entrevista de ayer con Dani Álvarez, en Radio Euskadi.
Patxi López, durante su entrevista de ayer con Dani Álvarez, en Radio Euskadi.MIKEL ARRAZOLA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS