Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fundación turística de Benidorm no arranca

Que Benidorm ha fracasado en el intento de conseguir unificar la promoción de la ciudad a través de la creación e impulso de una fundación turística de carácter público-privado es ya un hecho irrefutable. La capital turística valenciana genera el 40% de la actividad del sector en la Comunidad y el 80% de la marca Costa Blanca, pero ni siquiera en un escenario así ha sido posible aunar esfuerzos en beneficio de la ciudad, dada la realidad política y la escasa voluntad de ceder a la Fundación el dinero y, por consiguiente, el protagonismo de las instituciones que deberían implicarse en la Fundación Turismo de Benidorm de la Comunidad Valenciana.

Sin un presupuesto definido y sumida en la desconfianza que genera entre políticos y empresarios, la aportación de los patronos y del Consistorio es testimonial, lo que reduce su ámbito de actuación a cubrir los gastos del personal para su funcionamiento y puntuales actuaciones promocionales. Ahora mismo, la patronal Hosbec y la Federación Turística de Benidorm aportan anualmente 50.000 euros cada una, a los que el Ayuntamiento añade otros 100.000. Ni rastro del millón de euros que prometió aportar el actual Gobierno del PSPV antes de las elecciones municipales. Y la oposición ha denunciado que los 40.000 que se comprometieron a aportar cuatro empresas de la ciudad como nuevos patronos de la fundación ni siquiera han sido desembolsados y, en todo caso, "apenas dan para pagar el sueldo de la nueva gerente y algún trabajador".

Control político

Los problemas de la Fundación Turismo Benidorm de la Comunidad Valenciana no han dado respiro. Primero, por el nombre, que tuvo que ser modificado dos veces porque la marca ya estaba registrada. Después porque el Gobierno local consiguió aprobar unos estatutos que le permiten tener la mayoría del patronato para su control político.

Y, tras constituirse, porque se ha impuesto la lógica económica. El Consell, el Patronato de Turismo de la Diputación o las más relevantes organizaciones empresariales se niegan a ceder la parte de su presupuesto de promoción de Benidorm a un ente al que ni siquiera está claro que le vaya a aportar el presupuesto municipal la propia concejalía de Turismo de la ciudad, que dispone de 1,7 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de enero de 2012