Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El sumario del 'caso Urdangarin'

"Si estaba Iñaki, eso ofrecía garantías de que todo era legal"

El ex director gerente del Instituto Balear de Turismo, Juan Carlos Alía, imputado en la causa del caso Palma Arena y en otras -y que estuvo preso preventivamente-, declaró hace varias semanas en relación al caso que afecta a Iñaki Urdangarin y ofreció su versión sobre cómo y por qué se hicieron los primeros contratos de exclusividad desde el Gobierno de Baleares con el entramado de Nóos que presidía el yerno del Rey.

Alía, a preguntas de su letrado sobre "si sospechó que hubiese algo ilícito o ilegal en esa contratación", respondió: "No, teniendo en cuenta que la orden venía del director general de Deportes [José Luis, Pepote, Ballester] y que estaba presente el señor Iñaki Urdangarin, lo que ofrecía garantías de que todo era legal".

El expresidente de Baleares, Jaume Matas, ha dicho en su defensa que recibió a Urdangarin por la garantía de ser "quien era" y recalcó: "¿Cómo le iba a decir al duque de Palma que se presentara a un concurso?". Matas comprometió 20,3 millones de euros de contratos por la mediación de Urdangarin, los 18 del equipo ciclista Illes Balears y los 2,3 de los dos Forums Illes Balears.

Matas, el inductor

La Fiscalía Anticorrupción sospecha que los tres primeros contratos con Nóos ligados a supuestas tareas de apoyo y explotación de marca del equipo ciclista se amañaron y que el objeto de los mismos era ficticio. Así se desviaron más de 300.000 euros en cuatro facturas.

En aquella reunión abierta Ballester dio las "órdenes" e "instrucciones" de lo que se "debía hacer". Ballester era la prolongación de Jaume Matas, el único director general que tenía la puerta abierta de su despacho. Su declaración judicial choca con los intereses de Matas y Urdangarin. Ballester señala a Matas como inductor y ordenante de los contratos con el yerno del Rey.

Juan Carlos Alía asistió a la primera visita de trabajo de Iñaki Urdangarin al Gobierno balear del popular Jaume Matas. Fue en octubre de 2003, tras el primer encuentro en el Palacio de Marivent del duque, Jaume Matas y Pepote Ballester.

En el encuentro en sede oficial asistió con Urdangarin su mano derecha Diego Torres y por parte del Gobierno, Alía, Ballester y Gonzalo Bernal director de la fundación Illesport. El relato de los cargos políticos baleares sirve a la fiscalía para articular una parte de la acusación por las supuestas ilegalidades iniciales en las contrataciones y los desvíos de fondos públicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de enero de 2012