Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una editorial se estrena con Bukowski y Twain en gallego

Mark Twain y Charles Bukowski abren el catálogo de una nueva editorial especializada en traducción de narrativa de ficción al gallego. Del padre de la novela norteamericana moderna se publica O forasteiro misterioso (1916), el alegato contra la religión que prefirió mantener inédito hasta después de su muerte. Del pope del realismo sucio y la narrativa espirituosa, su primera novela: Servizo de Correos (1971). Hugin y Munin, los dos cuervos mensajeros del dios Odín que encarnan en la cultura nórdica la memoria y el pensamiento, dan nombre, juntos, al sello que presentó el sábado en Lugo quien lo ha puesto en pie, el traductor y escritor Alejandro Tobar.

¿Otra editora de traducción, en un momento tan difícil? "La situación nunca ha sido buena para los libros en gallego", replica el editor. "A diferencia de otros sellos, Hugin e Munin se plantea más como un club de lectura. Aunque habrá un punto de venta en cada una de las siete ciudades y se podrán adquirir títulos sueltos en la web, la base serán los suscriptores. Ocho libros al año, dos por trimestre, por 116 euros. Los menores de 30 años pagarán menos, 100 euros, y habrá una tercera fórmula de apoyo a la docencia: por 188 euros, además, se suscribe un centro de enseñanza".

Próximos títulos

En camino hay ya otros cinco títulos, aunque falta por determinar en qué orden: Josafat, de Prudenci Bertana; La Bogeria, de Narcis Oller; Cita con Rama, de Arthur C. Clarke; Venecias, de Paul Morand; y O castelo dos cárpatos, de Julio Verne. "Soy consciente de que faltan autoras, pero llegarán", se anticipa Tobar. "En los libros sin derechos son muy escasas las mujeres visibilizadas, aún no traducidas al gallego y que sean referentes de algún movimiento. Entre los títulos con derechos, ha coincidido así. La elección responde a una mera cuestión de gusto literario". En la siguiente remesa podrían aparecer Dan Turèll, Knut Hamsun, Chinua Achebe o John Steinbeck.

Para empezar, las tiradas oscilarán entre 200 y 350 ejemplares. La mitad de las traducciones las asumirá el propio Tobar y las otras cuatro se encargarán a traductores profesionales, que además de sus honorarios se llevarán el 50% de las ventas de cada libro. Las prioridades son las literaturas inglesa y francesa, así como las nórdicas y las minoritarias. Cada remesa anual constará de cuatro títulos contemporáneos y cuatro clásicos, sin derechos de autor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de diciembre de 2011