Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD | La investidura de Rajoy | Cuatro reformas clave

Esbozo de pacto básico

La idea de una ley que fije un marco común de prestaciones sanitarias fue protagonista inesperada del debate y uno de los pocos puntos en los que se adivina el consenso. Rajoy propuso en su discurso, y Rubalcaba acogió con interés en su réplica, una nueva ley (llamada de servicios básicos) que pretendería fijar una atención sanitaria mínima común en todo el territorio. Ese catálogo ya existe, aunque en forma de real decreto de 2006. Así que la pregunta quedó en el aire: ¿se revisará la lista de prestaciones para ampliarla, para afianzarla o para recortarla? En todo caso se examinará mirando cada euro.

El marco legal actual ha demostrado sus carencias en conflictos como el que ha enfrentado al País Vasco y La Rioja y ha tenido como rehenes a algunos miles de ciudadanos en territorios limítrofes; como también fueron víctimas los desplazados en comunidades turísticas a los que se ha negado el acceso a la sanidad de todos.

Una nueva ley debería despejar cualquier duda sobre la universalidad de las prestaciones sanitarias que gestionan las autonomías. Difícil tenía Rubalcaba oponerse a eso. Lo interesante está en vincular esa cartera a la financiación por el Estado. "La definición de la cartera de servicios públicos básicos comunes permitirá asegurar la financiación de los recursos necesarios para garantizar su prestación, y que estos sean asignados eficientemente y con respeto al principio de lealtad institucional", dijo Rajoy.

Esta enredada forma de explicarlo genera otra pregunta: y lo que no se considere básico, ¿cómo se va a pagar? Las autonomías van a tener menos margen para mejorar por su cuenta la lista de coberturas, algo hasta ahora habitual. ¿Se abrirán puertas al copago por el paciente? Nadie lo dice. Todavía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2011