Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Aguas revueltas en Alestis

Los sindicatos acusan a la compañía de querer presionar a la Junta con despidos

Los sindicatos con representación en la compañía Alestis acusaron ayer a la dirección vasca de la empresa aeronáutica de querer presionar a la Junta de Andalucía en vísperas de las elecciones autonómicas al anunciar en un informe interno su intención de despedir, al menos, a 190 operarios de sus plantas en el País Vasco y la Bahía de Cádiz antes de mayo. La compañía, participada en un 20% por el Gobierno andaluz, plantea en ese documento la necesidad de eliminar el exceso de personal como una manera de compensar los retrasos en los proyectos encargados por Airbus.

Los despidos en Alestis se reflejan en un informe interno que recomienda transformar el actual Expediente Temporal de Regulación de Empleo que afecta a 130 trabajadores, en un ERE de extinción en mayo de 2012, que incluiría a esos empleados y a otros 60 más. Afectaría a las plantas que Alestis tiene en El País Vasco y en la bahía de Cádiz, donde la empresa aeronáutica tiene dos plantas, una en El Puerto de Santa María, y otra en Puerto Real, recién abierta, aunque nunca se ha llegado a inaugurar oficialmente.

"Es una manera de forzar a la Junta para que ayude a la empresa. Por eso anuncia despidos antes de las elecciones", lamentó ayer Pedro Lloret, de CC OO. "No se puede usar a los trabajadores con otros fines (...) Quiere presionar a la Junta cuando el Gobierno andaluz siempre ha sido nuestro aliado". IU pidió ayer la comparecencia en el Parlamento andaluz del consejero de Innovación, Antonio Ávila, para que explique su posición.

Los despidos en Alestis son especialmente graves teniendo en cuenta que afectarán, en su mayor medida, a empleados recolocados de la extinta Delphi. La aeronáutica fue la principal salida que tuvieron estos trabajadores después de que su fábrica de automoción en Puerto Real cerrara en 2007. De hecho, Alestis recibió ayudas por recolocar a estos operarios. Llegó a contratar a 348, pero en abril anunció un ERE temporal para 195 de ellos, aunque esa cifra se redujo algunos meses después al incrementarse la previsión de carga de trabajo y abrirse a medio gas la nueva planta de Puerto Real.

El informe interno de la empresa argumenta la necesidad de los despidos en los retrasos acumulados en la producción de piezas que tiene contratadas para Airbus para el A-350. Incluso alerta de que tiene problemas para garantizar las nóminas si no se empiezan a cobrar esos proyectos. El informe admite que habrá que analizar el coste que la conflictividad social que estas medidas pueden provocar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2011