Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu desafía al PNV con dejar que los Ayuntamientos decidan la incineradora

La Diputación de Gipuzkoa insiste en que es contraria a la polémica planta

Bildu considera que sigue estando en su poder la llave de la decisión final que se adopte sobre la incineradora de basuras prevista en Zubieta. En este asunto tan crucial, la coalición abertzale discrepa con el PNV sobre los efectos del acuerdo alcanzado entre estas dos formaciones para dar vía libre a las cuentas de la Diputación de Gipuzkoa para 2012. El dilema radica ahora en determinar en quién recaerá la potestad de decidir si se construye o no la polémica planta de combustión. El PNV considera que la decisión, en virtud precisamente del pacto presupuestario, se tomará en las Juntas Generales, donde son mayoría los partidos favorables a la incineración. La portavoz foral, Larraitz Ugarte, desmontó ayer esta teoría con otra interpretación muy distinta del mismo pacto. La última palabra sobre la incineradora, dijo hasta en cinco ocasiones, corresponderá al Consorcio de Residuos de Gipuzkoa, el organismo controlado por Bildu que agrupa al ente foral y a los Ayuntamientos.

La portavoz foral dice que en Juntas no se decide si hay o no incineradora

El PP acusa al PNV de "dejarse embaucar" por la coalición 'abertzale'

Así se deduce que Bildu considera una conquista menor la que el PNV se atribuye del resultado de la negociación presupuestaria, que tuvo en la cuestión de las basuras el gran escollo para sellar el arreglo. Estos dos partidos acordaron que las Juntas Generales adoptarán una decisión antes del 30 de junio de 2012 "en torno a la planificación de la gestión de los residuos urbanos". Mientras tanto, Bildu se compromete a no tomar ninguna decisión "que impida u obstaculice las infraestructuras previstas".

La portavoz de la Diputación se agarró a la literalidad del acuerdo firmado con Markel Olano y llegó, incluso, a recurrir al Derecho Administrativo para defender su postura. Explicó que a las Juntas les corresponde regular la "planificación" de la gestión de las basuras, mientras que los Ayuntamiento son los únicos competentes de la gestión y el tratamiento de los desechos.

Ugarte insistió en que la competencia sobre la construcción de la planta de combustión es, en exclusiva, de los municipios y del consorcio, sea cual sea la decisión que adopten las Juntas Generales al respecto. Para ello, puso como ejemplo que el Consorcio de Residuos, y no las Juntas, el organismo que contrató las obras del centro de residuos de Zubieta, donde está proyectada una incineradora. "En las Juntas Generales no se decide si habrá o no incineradora".

Esta misma versión fue ofrecida un día antes por el diputado de Medio Ambiente y presidente del citado consorcio, Juan Carlos Alduntzin, quien comunicó que el consejo de administración de esta entidad decidió dejar en suspenso durante seis meses el contrato de ejecución de la incineradora.

En todo caso, Ugarte aseguró que el acuerdo con el PNV es satisfactorio para ambas partes, dado que "enriquece y mejora" los presupuestos forales. Ugarte opinó que ninguno de los dos partidos ha renunciado a sus planteamientos sobre la gestión de las basuras, porque, según recordó, Bildu no sigue estando en contra de la incineradora, al margen de su tamaño.

La Diputación emplazó a estudiar en los próximos seis meses los resultados que se obtengan de la apuesta que van a hacer 40 Ayuntamientos para aumentar el nivel de reciclaje y decidir posteriormente "si es viable" construir una incineradora.

El portavoz juntero del PP, Juan Carlos Cano, criticó al PNV de por "dejarse embaucar por Bildu" con el acuerdo sobre la incineradora, que "no es otra cosa que humo". A su juicio, el pacto que ha permitido seguir adelante con las cuentas de Bildu solo beneficia a la coalición abertzale, que "ha hecho creer al PNV" que la decisión sobre el tratamiento de la basura recaerá en las Juntas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de diciembre de 2011