Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La enseñanza pública, la mejor

Solo con una educación de calidad para todos que haga que cada individuo dé lo mejor de sí mismo y solo si la educación es capaz de hacer que cada uno -con independencia de su renta y posición social de partida- dé lo mejor de sí mismo, podremos crear una sociedad que, además de justa, sea competitiva e innovadora.

Que nadie se llame a engaño: con recortes educativos no vamos a salir de la crisis. Cada vez se constata más que las economías de nuestro entorno requieren de menos empleados con baja cualificación y cada vez más con una alta formación y especialización. Y esa es la línea de actuación de la Estrategia Europa 2020, que tiene como objetivo dejar en ese año la tasa de abandono escolar por debajo del 10% y que al menos un 30% de las personas de 30 a 34 años tenga estudios de nivel terciario. España tiene que ponerse a ello. Es curioso que dupliquemos a la media europea en dos datos: la tasa de fracaso escolar y la tasa de desempleo.

Ante los recortes a la educación pública, no podemos resignarnos a buscar alternativas de un coste elevado -la privada- o cuyos valores de progreso e igualdad no siempre estén presentes -la concertada- y en su lugar incluyan otros de corte confesional. La educación concertada no siempre es gratuita -no cubre todos los niveles educativos y cuenta con cuotas "voluntarias" en muchos casos bastante elevadas- y, sobre todo, no es inclusiva. Se resiste a contar con alumnado inmigrante, no atiende a aquellos que tienen necesidades específicas o aplica con mano de hierro un régimen sancionador que tiende a expulsar a las capas sociales más marginales.

No creo equivocarme si afirmo que los mejores sistemas educativos del mundo en cuanto a resultados son mayoritariamente públicos -como Finlandia- y con una fuerte dotación económica. Vivimos tiempos difíciles y tenemos que decidir qué modelo de sociedad queremos: una sociedad que busca lo mejor para todos o una sociedad que se conforma con que solo unos pocos lleguen al final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de diciembre de 2011