Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¿Y si no supiéramos qué hacer?

Mairena del Aljarafe, Sevilla

Los ciudadanos contemplamos con preocupación y miedo los resultados de las sucesivas cumbres europeas, ya que, hasta el momento, todas las decisiones nos afectan negativamente con la argumentación de salvar el euro. Creíamos que el significado final del euro éramos nosotros, los millones de ciudadanos que vivimos en Europa y resulta que no, que el euro es un ente vivo e independiente de nosotros y que para que sobreviva se necesita que nos recorten derechos, libertades, sanidad, pensiones, educación, etcétera. Mi reflexión y la de muchos ciudadanos es: o nos lo explican mejor o no nos interesa. ¿Por qué insistir en políticas que estamos viendo fracasar continuamente? A lo mejor es que nos han cambiado el mundo en el que se fundamentaron nuestras filosofías y organizaciones sociales con la globalización, la deslocalización de capitales y sistemas productivos, y no tenemos ninguna doctrina filosófica y económica que nos sirva para este nuevo mundo. ¿No será que no sabemos qué hacer?

Sería más prudente, más etico y más humano, reconocerlo y consecuentemente aplicar estrategias que salvaguarden nuestros mejores valores de solidaridad entre los pueblos y las personas y dejemos de aplicar lo que nos dictan aquellos que nos llevaron a esto y que de una manera amoral nos culpan de la situación por defender sistemas solidarios de convivencia y organización política y económica. Si no los echamos del templo por lo menos no les dejemos predicar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de diciembre de 2011