Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liliane Bettencourt deshereda a sus nietos

Dos meses antes de que la justicia la pusiera bajo la tutela de su familia, la mujer más rica de Francia, Liliane Bettencourt, modificó su testamento. Los investigadores sospechan que la maniobra, con la que desheredó a sus nietos, tenía en realidad como objetivo proteger a su entonces administrador, Pascal Wilhelm, de la sospecha de conflicto de intereses. Wilhelm era el encargado de gestionar el legado de Nicolas y Jean Victor, de 22 y 25 años, hasta que cumplieran los 40 por decisión de la millonaria.

Según publicaba ayer el semanario francés Le Point, la brigada financiera encontró el nuevo testamento el pasado 24 de noviembre en el gabinete del notario de Bettencourt. En él, la dueña de L'Oréal, de 89 años, deshereda a su familia del grueso de su legado, modificando las cláusulas que designaban a sus dos nietos como beneficiarios de sus seguros de vida, que se elevan hasta los 700 millones de euros.

En su lugar, como "legatario universal", nombra al Instituto Pasteur, una institución francesa que se dedica a investigar para la prevención y el tratamiento de enfermedades infecciosas.

A su vez, el testamento atribuye la integridad de los muebles y de las colecciones de arte de la multimillonaria al Estado francés.

Pero la familia de la empresaria no se queda precisamente en la calle. El nuevo testamento no incluye las acciones de L'Oréal -el 30% del grupo-, cedidas ya a un holding controlado por su hija, su yerno y los dos hijos de ambos.

El semanario satírico Le Canard Enchainé añade que los nietos y un sobrino de Bettencourt heredarán también las propiedades de la empresaria en España y en el norte de Francia. Además, la policía descubrió una cláusula que prevé la donación de 10 millones al enfermero personal de la multimillonaria, Alain Thurin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de diciembre de 2011