Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
DOCUMENTAL

De cocinero a creador

Canal + analiza la presencia de Adrià en la Feria de Kassel

Ferran Adrià ha trascendido al cocinero. Su intervención hace cuatro años en la XII edición de Documenta lo elevó más allá del templo gastronómico que le conceden las tres estrellas Michelin de El Bulli y le otorgó la categoría de creador. Canal + 1 y Canal + HD (diales 1 y 111) emiten esta tarde Documenting Documenta: El Bulli en Kassel (20.30), un trabajo que analiza la presencia del chef en una de las exposiciones de arte contemporáneo más importantes del mundo, que se celebra cada cinco años en Kassel (Alemania).

El documental tiene como hilo conductor al recientemente fallecido Richard Hamilton, considerado uno de los pioneros del pop art británico, amigo personal de Adrià y el cliente más antiguo del El Bulli. A su alrededor aparecen distintas personalidades del arte contemporáneo, como Vicent Todolí, exdirector de la Tate Modern de Londres; Roger M. Buergel, director de Documenta; Bartomeu Marí, director del MACBA o Laurence Russell, directora de la Fundació Tàpies. Sus puntos de vista establecen un diálogo creativo entre arte y cocina. Sus platos pretenden emocionar, dejar de ser simple alimento para convertirse en una experiencia sensorial. "La inteligencia creativa no depende del soporte, no hay que identificar el arte solo con la escultura o la pintura. Bajo determinadas circunstancias, la cocina también puede serlo", opina el cocinero catalán.

Ese es el mensaje que Adrià quiso trasladar a alumnos de la Escuela de Diseño IED, Medialab y Bellas Artes en un encuentro que se produjo hace dos semanas en la Universidad Complutense de Madrid donde el chef les dio su visión sobre la eficacia del proceso creativo. "Se puede ser feliz teniendo una tasca de barrio y muy infeliz con un restaurante en la Guía Michelin", afirmó. "Participando en Documenta me di cuenta de que los artistas son gente normal, no son elitistas. Yo también soy un tío corriente. Cuando era un chaval me fui a Ibiza y el primer trabajo que me ofrecieron fue de friegaplatos, de ahí pasé a la cocina y desde entonces he estado rodeado de una familia con un talento descomunal Mis primeros ahorros los dediqué a investigar. Eso nos ha convertido en lo que somos", declaró.

El cocinero aprovechó para recordar que, aunque ha apagado los fogones de su restaurante de Roses (Girona) durante dos años (2012 y 2013), se resiste a colgar la chaquetilla, y da algunas pistas de por dónde respirará El Bulli Foundation: "Será un proyecto gastronómico más ecológico y tecnológico, hecho por gente de aquí", adelantó Adriá. "La creatividad no es copiar y, si no hubiéramos sabido parar, estaríamos repitiéndonos una y otra vez", señaló Adrià, aplicando la receta de su referente, el cocinero Jacques Maxim.

El resultado de esta charla se estrenará en enero dentro de un nuevo espacio CreAcción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de diciembre de 2011