Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Europa convulsa

Llega el gobierno económico del euro

París y Berlín proponen un pacto para los 17 países de la eurozona, abierto a quienes quieran sumarse - Los que incumplan un déficit del 3% serán sancionados

Entre besos, sonrisas y gestos de complicidad, el directorio franco-alemán que lidera la Unión Europea, es decir Nicolas Sarkozy y Angela Merkel, informaron ayer al mundo desde el palacio del Elíseo de que han alcanzado un acuerdo para "salvar el euro" y "reforzar y armonizar" la integración fiscal y presupuestaria de Europa.

A falta de conocer los detalles, que París y Berlín enviarán el miércoles por carta al presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, antes de discutirlos en el Consejo del viernes en Bruselas, los dos líderes conservadores dijeron que impulsarán "un nuevo tratado europeo" que obligará a los Estados a aprobar en sus textos constitucionales una regla de oro del déficit y la deuda "más severa". Las nuevas reglas modificarán la forma de gobierno de la eurozona y servirán para llevar los presupuestos nacionales hacia un mayor equilibrio y para evitar que el sector privado tenga que asumir las pérdidas generadas por la deuda soberana.

Merkel y Sarkozy quieren que el acuerdo esté cerrado en marzo

Francia y Alemania quieren que la reforma, que permitiría de forma indirecta al Tribunal de Justicia europeo vigilar y multar a los países que no cumplan los requisitos, esté lista para ser ratificada a nivel nacional en marzo de 2012. Sarkozy informó de que para respetar el calendario electoral francés, la eventual aprobación del tratado se hará tras las presidenciales y las legislativas, no antes de julio de 2012. Aunque París y Berlín no excluyeron ampliar el tratado a toda la UE, creen más realista limitarlo a los 17 países de la moneda única: "Preferimos un acuerdo a 27", dijeron Merkel y Sarkozy, "pero estamos listos para aprobarlo entre los 17 países del euro dejándolo abierto a todos cuantos quieran unirse". La canciller señaló que las bases del pacto habían sido "consultadas" con el resto de miembros de la UE. El presidente francés enunció los seis capítulos que "desean" aprobar las dos potencias del euro.

- 1. Refuerzo de las sanciones para quien no respete el déficit del 3%. Quienes no cumplan las reglas serán "castigados" automáticamente por el Tribunal de Justicia europeo, salvo que se oponga a ello una mayoría cualificada del 85%.

- 2. Regla de oro "reforzada y armonizada". Los Tribunales Constitucionales de cada país vigilarán que los presupuestos nacionales se ajusten al tratado.

- 3. Mensaje al sector privado (mercados). El impago de la deuda de Grecia no volverá a suceder jamás.

- 4. El Mecanismo de Estabilidad Financiera se adelantará de 2013 a 2012. El desbloqueo de fondos se decidirá por mayoría cualificada del 85%. Hasta ahora era por unanimidad.

- 5. El consejo de presidentes de Gobierno y jefes de Estado será el gobierno económico de la zona euro. Se reunirá todos los meses mientras dure la crisis, y en su orden del día estarán siempre "la competitividad y el crecimiento", según palabras de Merkel. Este punto, deseado por Francia, supone en principio un golpe a la Comisión Europea.

- 6. Confianza en la independencia del Banco Central Europeo. Abstención de todo comentario sobre su actividad. Ambos países cedieron a las líneas rojas del otro, y se mostraron "absolutamente de acuerdo en que los eurobonos no son una solución a la crisis". "Mutualizar la deuda ahora no tiene sentido", matizó el presidente francés. "Francia y Alemania contribuirían a pagar la deuda de los otros sin poder controlar sus deudas".

La canciller justificó la opción de un nuevo tratado en dos elementos: "La urgencia de recuperar la confianza en la fiabilidad de la zona euro", y la "necesidad de hacer modificaciones estructurales y jurídicas sobre la marcha".

Entre estas, la más novedosa será que la regla de oro de cada país podrá ser examinada por el Tribunal de Justicia europeo para verificar que se ajusta al Pacto de Estabilidad. Un acuerdo de mínimos cedido por Sarkozy, quien matizó que el Tribunal de Luxemburgo "no podrá anular ni declarar ilegal un presupuesto nacional, pero sí podrá dar su opinión sobre si la regla de oro incorporada al ordenamiento nacional se ajusta al tratado. Así respetaremos la soberanía nacional y la estabilidad de la moneda".

Compenetrados en todo momento, Sarkozy y Merkel no evitaron lanzar algún ataque a la oposición socialista francesa. Sobre las declaraciones presuntamente germanófobas de algunos dirigentes del PS, Merkel dijo: "Leo la prensa, pero con Sarkozy hablamos cada día y trabajamos para buscar soluciones comunes y tenemos una visión conjunta nueva. La perspectiva de que un país se imponga a otro es imposible".

Subrayando la "incoherencia" de su adversario François Hollande, que se niega a votar la regla de oro, el inquilino del Elíseo recordó que los socialistas alemanes han aprobado ya la suya: "Verdad a un lado del Rhin, verdad al otro", zanjó. Y en el resto del continente, también, cabría añadir.

Las reacciones al acuerdo

- Propuestas del encuentro entre Merkel y Sarkozy: refuerzo de las sanciones para quien no respete el déficit del 3%. Quienes no cumplan las reglas serán "castigados" automáticamente, salvo que se oponga una mayoría cualificada del 85%. Regla de oro "reforzada y armonizada": los Tribunales Constitucionales de cada país deberán vigilar que los presupuestos nacionales se ajusten al tratado. El mecanismo de estabilidad se adelantará de 2013 a 2012. El consejo de presidentes de Gobierno y jefes de Estado será el Gobierno económico de la zona euro y se reunirá todos los meses mientras dure la crisis. Confianza en la independencia del BCE.

- Duros recortes en Italia. El primer ministro, Mario Monti, ha presentado un plan de ajuste de 30.000 millones de euros. Sube el IVA del 21% al 23%. Se eleva a 66 años la edad de jubilación de los hombres y a 62 para las mujeres. Para optar a la jubilación anticipada, los hombres deberán cotizar 42 años y las mujeres 41. Se reintroduce el impuesto sobre viviendas. Se reducen los cargos políticos en las provincias y se recortan 5.000 millones en las transferencias del Gobierno central a las regiones. Se introduce una nueva tasa sobre bienes de lujo como aviones y helicópteros privados y sobre coches de alta gama.

- Reacción británica: Los sectores más antieuropeos del país, han comenzado a reclamar un referéndum sobre el nuevo tratado, incluso antes de conocer su contenido.

- La presidencia de turno de la Unión Europea, que ejerce Polonia, apoyó ayer reforzar el papel del BCE una vez se haya completado el refuerzo de la disciplina fiscal y la profundización de la unión económica acordada el pasado octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 2011

Más información