Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

DHL esquiva, por ahora, las turbulencias

La compañía de transporte espera que el frenazo económico se deje sentir en el negocio en 2012 y 2013

Cuando uno se dedica a llevar paquetes y envíos de un lado al otro del mundo, puede percibir casi como nadie el verdadero pulso de la economía mundial. En plena crisis económica y financiera, la compañía de transporte alemana DHL ha aumentado sus ingresos un 2,5% en el tercer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior. Son 13.100 millones de euros, que ajustados al tipo de cambio representan un aumento del 5,7%, impulsado en buena medida por el incremento de las ventas realizadas por Internet y del negocio en Asia. Tanto que Deutsche Post DHL ha aumentado sus previsiones de beneficios para todo 2011 hasta los 2.400 millones de euros, frente a los 2.200 millones previstos.

El auge de las ventas por Internet dispara los beneficios en 2011

"De hecho, hasta el momento, lo que nosotros percibimos es que la crisis se limita al ámbito financiero, no es una crisis económica", aseguraba Roger Crook, consejero delegado de la unidad de transporte aéreo, en San José (California), en un viaje que la compañía organizó con periodistas, a los que después invitó a la cumbre de empresas de Asia Pacífico en Hawai. "Solo en los dos últimos meses hemos notado una cierta desaceleración de forma generalizada en todo el mundo, pero los países emergentes siguen creciendo", apuntaba Crook a EL PAÍS.

Pese a estos buenos datos, las perspectivas para 2012 y 2013 no son tan boyantes. "Confieso que estoy un poco asustado con lo que pueda pasar con la crisis de deuda en Europa y con la situación económica en EE UU, que tampoco es muy boyante", admitía el directivo. "Desde mi punto de vista, 2012 y 2013 van a ser ejercicios con gran desafío".

De ahí que la compañía haya puesto en marcha nuevos proyectos para garantizarse nichos de negocio de futuro e intentar atraer a nuevos clientes. En San José, por ejemplo, responsables de DHL presentaron un sensor que permite el seguimiento del producto transportado a lo largo de todo el proceso, incluido el viaje, así como de las condiciones medioambientales en las que se produce el traslado. El aparato es compatible con todos los sistemas de seguridad de los aeropuertos y no interfiere con los instrumentos de vuelo. "Es un proyecto muy interesante, especialmente para la industria de la salud", afirmaba Crook.

La empresa se ha visto también sorprendida por el auge de las compras a través de la Red, que cuentan además con un importante potencial de futuro. "Aunque no es parte de mi responsabilidad, las entregas de empresa a consumidor son una parte considerable de nuestro negocio, sorprendentemente. En algunos países, el 20% de las entregas que realizamos proceden de compras realizadas por Internet", asegura el directivo.

Para las empresas de transporte global, el auge de Internet y del comercio mundial en general exigen una cuidadosa selección de los centros de logística, esas ciudades cuya ubicación geográfica les sitúa en una posición privilegiada para la distribución a otros destinos. "Dubai se está convirtiendo en un gran centro de distribución y logística para todas las empresas con negocios en África, donde está llegando mucha inversión extranjera, y para toda la región de Oriente Próximo", aseguró Crook. También para las empresas asiáticas con negocios en Occidente "porque el gran movimiento es que el Este se mueve hacia el Oeste. China tiene puesta ahora su mirada en Occidente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de diciembre de 2011