Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Consell persiste en el ladrillo

La consejera de Territorio, Isabel Bonig, presenta al Consejo de Cámaras un plan para reactivar la venta y alquiler de viviendas en el extranjero

El Consell es la única Administración dispuesta a tropezar dos veces en el mismo ladrillo. La consejera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, presentó ayer ante el comité ejecutivo del Consejo de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación de la Comunidad Valenciana un plan para reactivar la actividad productiva y el empleo mediante el sector inmobiliario enfocado a la compra, alquiler y uso de viviendas por parte de ciudadanos extranjeros.

"Tenemos que detectar dónde está el stock y cuáles son los posibles compradores", explicó ayer Bonig, tras constatar que, según el Ministerio de Fomento, en el segundo trimestre de 2011 los extranjeros han comprado 2.887 viviendas en la Comunidad Valenciana. "La compra de vivienda por parte de nacionales está bajando", reconoció Bonig, aunque aseguró que los extranjeros aportan ya el 22,5% de las compras totales. "El 30% de toda la venta que se hace a extranjeros se hace aquí, en nuestra Comunidad Valenciana, liderada por la provincia de Alicante, con el 85%", aseguró. Valencia aportaría, según la consejera, el 10% de las ventas y Castellón, el 5%.

Bonig: "La vivienda es uno de los sectores motores del crecimiento"

¿En qué se va a sustanciar el plan del Consell? De momento se va a crear una comisión, en la que estén integradas la consejería de Territorio, la de Economía, Industria y Comercio, los colegios profesionales de registradores de la propiedad y de notarios, y las cámaras de comercio, para estudiar de qué manera fomentar el acceso de los extranjeros a la vivienda. Según Bonig, es prioritario dar a conocer a los ciudadanos de otros países "la calidad técnica de edificación" y "la seguridad jurídica de nuestro sistema de viviendas". En concreto, la consejera hizo referencia a la sentencia de mayo del Tribunal Europeo "que dio el visto bueno" y "la convalidación del sistema urbanístico valenciano", después de que el Parlamento Europeo se hiciera eco de denuncias de particulares. Eso sí, "algunos abusos y excesos se han producido", reconoció la consejera.

Bonig no titubeó en sus palabras de nostalgia para los años del boom del ladrillo. "Estamos hablando de un sector importantísimo, donde hay un repunte en la compra de viviendas", aseguró, "que supuso en el año 2006, que fue el año de más auge, o de más transacciones económicas de ventas en la Comunidad Valenciana, alrededor de los 4.000 millones de euros, por lo tanto, es un sector equiparable a los principales sectores de exportación, como el agroalimentario, el citrícola o el sistema de automoción".

Bonig subrayó que se trata de estudiar los mercados tradicionales, con mención para los ingleses y alemanes, y abrir otros como el de los compradores rusos. Aunque no dio muchas más pistas, la consejera explicó que la comisión establecerá "nuevas fórmulas de venta" y se fijará en nuevos países extranjeros. El primer acto de promoción será a principios de 2012, y habrá una campaña de difusión del sistema de promoción y adquisición de la vivienda, que incluirá una página web específica y puntos de información.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2011