Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un Cadillac para comer rabas

Primera feria Retro Clásica de vehículos de época y colección en el BEC - Miles de aficionados disfrutan con los más de 500 expuestos

"Un coche como este no lo conduces todos los días. Es más bien para ir a comer rabas a Castro, para sacarlo a pasear y que le dé el aire. Para correr, los hay más rápidos". Con la mano derecha posada sobre uno de los asientos de piel de su Cadillac Eldorado 1975, convertible, Jon Rodríguez, empresario del mundo audiovisual, recuerda cómo se encaprichó al ver tamaña joya. Era propiedad de un coleccionista de Vitoria que atesoraba otros 132 vehículos y andaba necesitado de ingresos por motivos de salud.

Rodríguez lo compró y desde entonces, siente la obligación de compartirlo con el público. Forma parte de los 140 expositores nacionales e internacionales que participan desde el viernes en Retro Clásica Bilbao 2011, la Feria del vehículo clásico, época y colección, celebrada en el Bilbao Exhibition Centre (BEC) de Barakaldo.

"Este coche no lo conduces todos los días. Es para sacarlo a pasear", dice un expositor

El evento incluye desde miniaturas hasta un AC Cobra valorado en un millón de euros

Miles de personas se han dado un paseo por un certamen en el que abundan el culto a la gasolina, las chupas de cuero y los momentos tribu, con decenas de personas congregadas alrededor del rugido de un motor como si de una ceremonia religiosa se tratase. En total, se exponen más de 500 vehículos.

Una de las piezas más codiciadas, un AC Cobra estadounidense original, motor Ford y carrocería de aluminio, convoca en cuestión de segundos a un centenar de personas nada más girarse la llave de contacto. "Por cierto, vale un millón de euros", recuerda Juan Mari García, también conocido en el mundo del motor como Kopito.

Hay hasta quien aplaude cuando acaba la sinfonía. "Es espectacular", resume Goyo, 31 años, camionero, que acude al evento acompañado por su novia, que entendió pronto que tendría que aprender a disfrutar tanto como él con el olor a gasolina.

Los responsables del certamen, Eventos del Motor, llevan más de veinte años organizando salones monográficos vinculados al mundo de la automoción. Eligieron Bizkaia debido al "más que elevado número de aficionados" existentes en Euskadi y sus regiones limítrofes. "Aquí gusta mucho, la afición en España se concentra sobre todo en la cornisa cantábrica y Cataluña", explica José Manuel Valin, 45 años, y uno de los responsables de GVT 2000 Classic, empresa dedicada al negocio de las reproducciones en miniatura. Vive exclusivamente de ello, aunque esto implica pasar fuera de casa 42 fines de semaña al año, explica.

"Hay distintos tipos de aficionados. Hay quien con reproducciones de los coches que no puede tener en la realidad; está el de kiosco, que busca piezas baratas, a quienes les hace gracia conservar una réplica de los coches de tuvo, y los talibanes, que buscan cosas muy especiales", resume. Los precios van desde los 5 euros de cualquier pieza corriente hasta los 2.500 por una réplica única hecha a mano siguiendo los planos originales, tres meses de trabajo. Hoy, la feria abre sus puertas por último día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de noviembre de 2011