Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez pide datos a cuatro hospitales por la muerte por aneurisma

Cuatro hospitales de Cataluña tendrán que dar explicaciones al juez por la muerte de una mujer que tuvo que esperar 65 horas, derivada de un centro a otro, para ser operada de un aneurisma. Un juzgado de Barcelona ha admitido a trámite la querella presentada por la familia de María del Carmen Mesa. La titular del Juzgado de Instrucción número 9, Silvia López Mejía, ha solicitado a los centros "la historia clínica completa" de la paciente, "toda la documentación" sobre los servicios que recibió y los "protocolos de actuación" en caso de aneurisma. Quiere conocer "las razones por las que no se mantuvo la asistencia" en el hospital Josep Trueta de Girona y "se la derivó" al de la Vall d'Hebron, según el auto judicial. Quiere saber quién "gestionó y coordinó telefónicamente" el traslado.

Mesa, de 65 años, ingresó el pasado 7 de septiembre en el Hospital Comarcal de Blanes. Allí comenzó una odisea que la tuvo en espera 65 horas por falta de quirófanos y de medios técnicos. La mujer fue intervenida la medianoche del día 9 en el Clínic y regresó después al Vall d'Hebron, donde la maquinaria no funcionaba por "fallos técnicos", según el hospital. El día 16 murió. La querella de la familia subraya que la demora se explica por los recortes en sanidad de la Generalitat.

Cita a los querellados

Además de admitir la querella por un delito contra los derechos individuales de los ciudadanos y otro de denegación de asistencia sanitaria, la juez ha acordado practicar diversas diligencias y ha anunciado, en su auto, que tomará declaración a los dos querellados. Uno de ellos es el gerente del Vall d'Hebron, Jaume Raventós Monjo. La magistrada ha pedido al Instituto Catalán de la Salud (ICS) que acredite "la naturaleza del cargo de gerente" que ostenta Raventós.

El otro querellado es el jefe de neurocirugía responsable de las operaciones "programadas y no ejecutadas" en días posteriores. La juez ha pedido sus datos personales, así como los de "cualquier otro jefe de servicio responsable de la asistencia médica" en ese periodo.

El próximo mes declararán también los familiares de la fallecida, que se felicitaron ayer por la decisión de la juez. "Nos congratula que se haya abordado el tema con diligencia y prontitud. La investigación permitirá aclarar las circunstancias de lo ocurrido", manifestó ayer el abogado de la familia, Rafael Núñez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 2011