Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cardenal Martínez Sistach veta la conferencia de un teólogo progresista

El prelado prohíbe la charla de Juan José Tamayo en la parroquia de Sant Medir

Juan José Tamayo, teólogo y director de la cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III, presentó anoche su libro Otra teología es posible (Herder) en un local a 50 metros de la parroquia de Sant Medir, en el barrio barcelonés de La Bordeta. La charla, que abordó temas como la necesidad de un nuevo papel de la mujer dentro de la Iglesia y la apuesta por una teología intercultural, estaba programada en un salón del templo. Sin embargo, el acto tuvo que cambiar de sitio después de que, según Tamayo y fuentes de la parroquia, el mismo cardenal Lluís Martínez Sistach llamara para prohibirla. El Arzobispado de Barcelona ni confirmó ni desmintió la información.

Este es el tercer veto en dos meses con el que se topa Tamayo, que también es autor de una cincuentena de libros y secretario general de la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII. Los dos primeros fueron en Madrid y vinieron por orden del cardenal Antonio María Rouco Varela, que hace una semana prohibió la conferencia ¿Ha muerto la Teología de la Liberación? La opción por los pobres hoy, que se iba a dictar en la parroquia de San Félix. El acto se realizó finalmente en una biblioteca pública cercana. Desde el templo, regido por los clérigos de San Viator, se argumentó que el cambio de sitio se debía a "razones eclesiástico-institucionales ajenas a la parroquia".

"Esto es resultado de la bunkerización e integrismo de la cúpula de la jerarquía eclesiástica española, que hacen piña a la hora de impedir el pensamiento teológico libre y progresista", aseguró ayer Tamayo. En octubre, Rouco Varela también solicitó a los sacerdotes de la parroquia de San Carlos Borromeo -conocida como la iglesia roja- que cancelaran la cátedra quincenal del teólogo, llamada La teología de la liberación en el nuevo escenario político y religioso. Según el Arzobispado de Madrid, Tamayo no contaba con su venia docendi (la autorización para dar clase). Sin embargo, la prohibición nunca llegó por escrito y el teólogo continuó impartiendo la clase a los alumnos, en su mayoría jóvenes e inmigrantes del barrio de Entrevías.

Tamayo cree que la persecución de la que está siendo víctima es una demostración de que "los obispos están rendidos a los pies de Rouco Varela" y que "su poder va más allá de cualquier límite eclesiástico". Sin embargo, prefiere no personalizar sus críticas. "Hemos pasado del neoconservadurismo de Juan Pablo II al integrismo de Benedicto XVI", se quejó el teólogo.

Otra teología es posible postula, entre otras cosas, que "hay más verdades en todas las religiones que en una sola", critica el "imperialismo teológico occidental" que ha impedido un verdadero diálogo intercultural y reivindica el papel de la mujer en el mundo religioso. "La mujer es un sujeto social, pero nunca ha sido un objeto eclesial. Se le ha marginado de responsabilidades no por su incompetencia sino por ser mujer", explicó Tamayo.

Para el profesor, los purpurados españoles creen que "no hay más teología que la dogmática, la que mira al pasado. Insisten en responder las preguntas actuales con respuestas del pasado". "Tienen que cambiar de paradigma, pero les gusta mucho la teología perenne", remacha Tamayo, que hoy presentará su libro en la librería Claret.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de noviembre de 2011