Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 16 años de cárcel para un hombre por lanzar piedras a la A-52

El vecino de A Cañiza que destrozó un coche y causó graves lesiones a sus ocupantes reconoció haber actuado borracho y acompañado de un menor

Un vecino de A Cañiza, A.R.F., sin antecedentes penales, se enfrenta a dos condenas de 7 años y 10 meses de prisión por sendos delitos de homicidio en grado de tentativa y otros 10 meses más de cárcel por uno contra la seguridad vial, acusado de arrojar una piedra desde un puente a un vehículo que circulaba por la autovía A-52, provocando graves lesiones a sus dos ocupantes. Los hechos que relata el informe del ministerio fiscal y por los que este solicita la citada condena ocurrieron a las nueve de la mañana del 8 de febrero de 2009, después de que el acusado estuviese bebiendo toda la noche y fuese, en el momento del acto, en compañía de un menor. Ambos se dirigieron a un paso elevado que cruza la autovía, en el municipio de A Cañiza, partido judicial de Ponteareas.

La acusación pública reclama una indemnización de 47.000 euros

Desde lo alto del viaducto, A.R.F. y el menor, "de acuerdo y conscientes de sus actos", según el fiscal, tiraron varias piedras de diferentes tamaños a la autovía, poniendo en peligro a los usuarios de los vehículos que circulaban por ese tramo. En esos instantes, se acercaba un Mercedes ocupado por el conductor y su esposa que ya los habían divisado a lo lejos, por lo que les hicieron gestos para disuadirlos cuando vieron sus intenciones y con las piedras preparadas para ser lanzadas.

Entonces, una de gran tamaño entró por el parabrisas del vehículo hasta el interior y golpeó en la parte derecha del tórax al conductor. En su trayectoria, la piedra salió por la ventanilla trasera derecha después de romperla.

Con el impacto, el conductor perdió el control, colisionó contra la mediana de la autopista y dejó en la calzada uno de sus ejes, hasta que logró detenerse a una distancia de 190 metros. Ambos ocupantes resultaron heridos de gravedad. Al oír el golpe del coche chocando contra la mediana, el acusado y el menor huyeron corriendo del lugar hasta que fueron detenidos por la Guardia Civil.

El conductor sufrió diversos traumatismos en cervicales y tórax por "impacto de alta energía", hematomas en el mediastino y fracturas de clavícula por lo que tuvo que ser hospitalizado casi dos semanas, aunque estuvo impedido 105 días hasta su recuperación. Entre las secuelas se describe una limitación de movilidad del hombro derecho.

También su mujer sufrió cervicobraquialgia, tendinitis en el hombro derecho, síndrome de estrés postraumático y crisis de ansiedad por lo que precisó de tratamiento médico psiquiátrico con ansiolíticos y antidepresivos durante 226 días.

El Mercedes sufrió daños por valor de 18.400 euros y la reparación de los desperfectos ocasionados en la mediana y el tramo donde colisionó el coche costaron más de 1.000 euros. En el juicio que comenzará el próximo martes en la Sección Cuarta de la Audiencia de Pontevedra, la acusación pública también solicitará al autor que indemnice a las víctimas con 9.000 euros por las lesiones sufridas y 38.000 por las secuelas.

De los casos que ha habido en las autopistas y autovías gallegas esta es la mayor condena a la que se enfrenta el autor del delito. Una pena que todavía sería mayor si el fiscal, en la calificación de los hechos, no le hubiera aplicado la atenuante por reconocerlos y admitir que estaba bajo los efectos del alcohol. El juicio de este caso, que se instruyó en un juzgado de Ponteareas, se celebrará durante los próximos días 15 y 16.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de noviembre de 2011