Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los entresijos de la cumbre | Los movimientos de la banca

Alemania revela un fallo contable que reduce su deuda en 55.000 millones

Hacienda calculó mal el pasivo del banco nacionalizado Hypo Real Estate

Cuesta imaginarse cómo perder de vista 55.500 millones de euros, el 2,6% del producto interior bruto (PIB) de la primera economía europea. El Ministerio de Hacienda reconoció ayer que la proeza es posible. La aparición de semejante cantidad en las cuentas públicas es una buena noticia para Hacienda y, a la vez, la evidencia de un monumental error de cálculo. La deuda pública alemana en 2011 desciende con esto del 83,7% al 81,1% del PIB. Parece cosa de prestidigitadores, como hacer desaparecer la Estatua de la Libertad o atravesar la Muralla China. Pero es dinero de los contribuyentes, entre los que ayer cundía la perplejidad. Hacienda tiene ahora 55.500 millones de euros más, como quien encuentra algún billete arrugado en unos pantalones viejos.

Debe de ser la primera alegría que da el banco Hypo Real Estate (HRE) desde hace mucho. Tras estatalizarlo hace tres años para evitar su inminente colapso, Hacienda fundó un banco malo, llamado FMS, donde metieron los activos tóxicos del HRE. El banco inmobiliario muniqués estaba hundido hasta el cuello en las ciénagas de las hipotecas basura estadounidenses. Las que en 2007 desataron la crisis financiera y económica que sigue atenazando la economía europea.

El banco malo FMS calculó mal las deudas acumuladas por el HRE: en 2010, el banco tenía 24.500 millones de euros más de lo que se creyó entonces. En 2011, el error ha ascendido ya a 31.000 millones de euros. En suma: el erario público alemán debe 55.500 millones de euros menos de lo que se pensaba hasta ayer. Sería una ocasión de júbilo para el ministro de Hacienda, Wolfgang Schäuble..., si el FSE no fuera propiedad pública. La crítica es obvia: lo mismo que se han equivocado a la baja, podrían haberse confundido al revés. La colosal chapuza contable tendría consecuencias muy desagradables sobre los presupuestos públicos del país.

El fallo es conocido en el ministerio desde hace semanas, pero prefirieron no comentarlo. El viernes por la noche se filtró la noticia y ayer la reconoció Hacienda. La oposición socialdemócrata (SPD) se burló durante todo el día de la incompetencia de los contables: "No se trata de un dinero olvidado por un ama de casa en una caja de galletas", atacó el portavoz de finanzas del SPD, Thomas Oppermann. No ser conscientes de un error así "demuestra una completa falta de responsabilidad". Oppermann acusó a Schäuble de despreocuparse "de las cantidades en miles de millones, que ya no son tan importantes porque ya solo calcula en billones".

Las correcciones contables en el FMS tienen dos causas. Primero, el banco vendió activos del HRE por valor de 31.000 millones de euros. Además, Hacienda permitió "transacciones innecesariamente repetidas", según reconocen los propios funcionarios. Se trata sobre todo de dinero necesitado para avales y garantías. El sistema contable añadía cantidades a los balances que en realidad ya estaban saldadas. Estos son los 24.500 millones de euros.

En este error verán una confirmación quienes sospechan que, en esas cantidades astronómicas, las operaciones financieras se convierten en un baile de números de consecuencias impredecibles. El HRE, estupendo ejemplo de pésima gestión y codicia irresponsable, ha obtenido inyecciones financieras, avales y otras ayudas por más de 175.000 millones de euros. Quizá 55.000 millones arriba, o 55.000 millones abajo...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de octubre de 2011