Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SAS presume de buena salud

El modelo descentralizado y la racionalización del gasto, claves para garantizar los servicios - El gerente asegura que no habrá recortes tras las elecciones

Uno de los planteamientos de los que el Gobierno andaluz hace gala es evitar que la crisis afecte a la educación y la sanidad. Pero la Consejería de Salud no es inmune a la asfixia económica. Para impedir que la tijera merme los servicios, el departamento de María Jesús Montero tira, como todos, de una mezcla de imaginación, ingeniería financiera y puño cerrado en aspectos en los que antes se gastaba sin remordimientos.

La clave para que el sistema no peligre está, según el gerente del SAS, José Luis Gutiérrez, en el "cambio de modelo", más descentralizado, que ya había empezado a gestarse antes de que la crisis lo tiznara todo. "El SAS está más que nunca en manos de los profesionales", asegura.

La reducción de operaciones por la tarde ahorra 3,1 millones de euros

Con la biblioteca virtual se gastan 4,8 millones menos en publicaciones

A esta transformación se han unido algunas de las recetas clásicas. La primera, la reducción de gastos corrientes. La Junta espera ahorrar hasta 400 millones de euros con dos de las últimas medidas puestas en marcha: las plataformas provinciales de contratación administrativa y la licitación de medicamentos. La primera agrupa por provincias las compras y contrataciones que antes hacía cada centro, lo que posibilita mejores precios y unir los recursos humanos destinados a estas tareas. Según datos de Salud, en 2010 se ahorraron con este sistema 100 millones de euros. El siguiente paso es trasladar este modelo a procesos industriales como la lavandería, el mantenimiento o la alimentación. Salud estima que con estos cambios se ahorrarán otros 49,9 millones al año.

La segunda gran bolsa de ahorro debe venir por el gasto farmacéutico, que supone el 19,5% del total del gasto sanitario. La prescripción por principio activo ha supuesto, según los datos facilitados por la consejería, 1.000 millones de ahorro desde 1999 y 119 solo en 2010. La última vuelta de tuerca es trasladar a las farmacias el modelo de licitación en la compra de medicamentos que se utiliza en los hospitales (y que ha proporcionado un ahorro del 52,7%). Con los tres primeros subgrupos terapéuticos que saldrán a concurso, Salud espera ahorrar 40 millones de euros. Esta cifra se elevaría hasta los 300 millones cuando el modelo se extiende a más fármacos.

Los costes de personal se han reducido con la bajada de sueldo decretada por el Gobierno para todos los trabajadores públicos. Y el SAS ha aplicado sus propias medicinas, entre ellas, la reducción de las operaciones realizadas en horario de tarde que se pagan como horas extra. Está medida ha dejado un ahorro de 3,1 millones de euros en los tres últimos ejercicios. En 2010 también se redujeron los gastos administrativos eliminando 65 cargos directivos (un 14%). De ellos, 39 pertenecían a hospitales, 20 a áreas de gestión sanitaria y seis a distritos.

Como disminución de gastos administrativos habría que contabilizar también la centralización de servicios. Especial rédito se le ha sacado al abandono de un edificio ubicado en el polígono Hytasa de Sevilla en el que trabajaban 170 personas y por el que se pagaba un alquiler de 41.489,45 euros al mes (497.873,40 euros al año). Se han mudado a un inmueble de la Junta en la calle Imagen que había dejado de tener un uso específico y en el que Salud ha invertido 70.000 euros para obras de acondicionamiento.

También aporta oxígeno el plan de sostenibilidad y uso de energías alternativas, por el que se ha instalado gas natural en 11 hospitales que no lo tenían (1,5 millones de euros de ahorro). Con la implantación de energías renovables proyectada en 14 hospitales se espera recortar otros 3,2 millones. Y no menos eficaz se ha demostrado la ampliación de la biblioteca virtual para todos los profesionales, que ha permitido cancelar las suscripciones que tenía cada centro con revistas y publicaciones (el 56% de los títulos eran repetidos). Los profesionales tienen a su alcance más publicaciones y el SAS se ha ahorrado ya 4,8 millones de euros.

Pero ¿hasta cuándo podrá aguantar el sistema sin recortar la cartera de servicios o eliminar la gratuidad total? ¿Está esperando el PSOE a que pasen las elecciones para meter la tijera? El gerente del SAS lo niega tajantemente. "Estamos a punto de alcanzar el equilibrio presupuestario y entonces solo nos quedará por resolver la deuda", afirma Gutiérrez. "El modelo de sistema sanitario público, universal y gratuito que Andalucía ha creado en los últimos 25 años tiene garantizada su sostenibilidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de octubre de 2011