Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:los lugares de benito zambrano | la última

Un pueblo en pleno Madrid

Va y viene de una ciudad a otra con su última película bajo el brazo, 'La voz dormida'. Pero este "cateto, que no paleto" ha encontrado su aldea en plena capital

1. Bajo el viaducto. Me gusta caminar por las mañanas. Salgo hacia las Vistillas, bajo toda la cuesta, llego a la calle de Segovia y luego paseo por el parque de Atenas. Pero siempre paso por el viaducto. Ahí deberíamos rodar una escena. De hecho, creo que alguna escena de Las trece rosas [de Emilio Martínez Lázaro] se rodó allí. Soy de pueblo y necesito los espacios abiertos y debajo del viaducto me atrae, es espectacular.

2. Jardines de las Vistillas. De noche, con el runrún de los coches te sientas ahí con las luces apagadas y más de una vez hemos comentado que es como estar en un acantilado, como si las vistas dieran al mar. Es una zona muy fresquita y como gente de campo siento que me acaricia ese fresquito y su brisita es muy reconfortante. Es como imaginarte que ahí está el mar. Hay que echarle mucha imaginación, pero de eso vivo, de la imaginación y del cuento.

3. Bar Sanlúcar (San Isidro Labrador, 14). Es de unos amigos y es un poco, como se suele decir, "para la comunidad andaluza de artistillas" que andamos por aquí. Tiene tapas de Sanlúcar de Barrameda, buenas aceitunas, que me encantan, ortiguillas. La decoración es también sanluqueña, como el dueño. Y cuando uno está con ganas de recuperar las raíces va ahí. Además, es de los pocos sitios en Madrid donde te dan cerveza Cruzcampo.

4. Retiro. Es un espacio que he descubierto también por amigos. No soy muy de parques, pero este es increíble. Me gusta mucho ver a la gente por la calle, nunca me molesta, me gustan los espacios ocupados y vividos. Y en el Retiro hay gente muy diversa, como la zona de latinoamericanos: es un remanso para sentir paz y tranquilidad. Un espacio de convivencia bonito, el césped, parejitas besándose, los niños...

5. Palacio Real. Me impresiona como cateto que soy, de pueblo, que no paleto (que es diferente). Me impresionan sus jardines, la arquitectura. Suelo llevar a mis hijas. Y cada vez que paso no puedo evitar recordar la imagen de Franco dando sus discursos desde el balcón. Y recordarlo es como entrar en un castillo con mucha historia, con esa plaza de otra época dominada por el dictador y el nacionalsocialismo. Me gusta su fresquito en el verano. Y pensar en cómo vivían los jodidos reyes a costa de los demás.

6.Cualquier sitio de la sierra. Quiero encontrar un espacio tranquilo en la sierra, de campo y cerquita. Porque hay periodos en el trabajo que necesitas centrarte. Para escribir un guion se necesita mucha tranquilidad, aislarte, que nada te despiste. Y me gustaría encontrar una casita, un campito, que aún no he encontrado. Suelo ir a Guadarrama y Valdesquí, porque estoy aprendiendo a esquiar.

7. Barrio de La Latina. Cuando me vine a Madrid empecé a buscar sitios con dos condiciones, que fuera un sitio tranquilo y silencioso porque paso muchas horas en casa, y que tuviera luz, que esto es lo que tienes cuando escribes en tu pueblo. Me parece un barrio popular, sencillo, lo más parecido a un pueblo y en el centro, puedo ir caminando a muchos sitios. Y me gustan sus bares para tomar algo, como El Viajero.

8. Matadero. Intento ir mucho al teatro y me gustan mucho los edificios viejos rehabilitados para la cultura. Ojalá pudiéramos hacer eso con las iglesias y con todos los espacios católicos e inútiles, y recuperarlos para la cultura y también para otras religiones...

Un lebrijano trasplantado

Lleva viviendo en Madrid desde que volvió de estudiar cine en La Habana. Luego vino su éxito con Solas. Ahora, Benito Zambrano, sevillano de Lebrija, va y viene de Madrid al pueblo donde nació, en 1965, para ver a sus hijas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de octubre de 2011

Más información