Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El futuro de la sanidad pública

Las Palmas de Gran Canaria

Aunque casi todos los políticos coinciden en afirmar que la sanidad pública no se va a tocar, eso no se lo cree nadie. Los recortes, hasta ahora, en los centros sanitarios han consistido en la reducción porcentual del sueldo del personal y de los presupuestos, el cierre de diversas actividades (plantas, quirófanos, consultas, etcétera) y los retrasos en el pago a los proveedores. Un prodigio de gestión. Como posibles soluciones de futuro se plantea el copago por los pacientes y la privatización progresiva de servicios que pasarían a manos de ese mismo mercado que tanto ha ayudado a llevarnos a la situación en la que estamos.

Sin embargo, el enorme desarrollo tecnológico y farmacológico durante la etapa de bonanza económica, acompañado de una paralela relajación en el uso de recursos que tampoco beneficia a los pacientes, deja, en mi opinión, en el sector sanitario un amplio margen de maniobra para hacer las cosas mejor a menor precio, y este es precisamente el campo de actuación de los médicos, decidir qué pruebas y qué tratamientos son los necesarios, y no otros, en cada caso, para el diagnóstico y tratamiento de los enfermos. Pero eso requiere fórmulas nuevas de organización y pactos para el uso de esos recursos.

Los profesionales sanitarios podemos cerrar los ojos al futuro y esperar que los políticos y los intereses económicos de algunos grupos decidan por nosotros, o podemos recuperar de forma colectiva el protagonismo que en su día sirvió para implantar una medicina pública moderna en nuestro país y defender un sistema sanitario universal, homogéneo y sostenible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de octubre de 2011