Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La SIP alerta de amenazas a la libertad de expresión en Latinoamérica

"En el hemisferio americano hay dos grandes enemigos de la libertad de expresión: el crimen organizado y los gobiernos intolerantes y autoritarios. En ambos casos se pretende limitar, restringir o terminar con el libre tráfico de información que tanto les incomoda". El editor y periodista guatemalteco Gonzalo Marroquín, presidente saliente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), marcó así el tono de la 67 asamblea de la organización, que se clausuró ayer en Lima.

En lo que va de año, han muerto asesinados en la región 21 periodistas. Pero no es solo el narcotráfico o el crimen organizado. "Líderes democráticamente elegidos luego avasallan los poderes del Estado y hacen que se extingan las libertades", criticó el uruguayo Claudio Paolillo. En este sentido, los gobiernos más censurados fueron los de Ecuador, Venezuela, Argentina, Nicaragua y Bolivia. La SIP respaldó especialmente al diario ecuatoriano El Universo, al que le reclaman una indemnización para el presidente Rafael Correa de 40 millones de dólares (29 millones de euros) y cárcel para Palacio y tres directivos del diario.

La asamblea tomó nota de "la escalada represiva en Cuba" y la no renovación de la credencial del corresponsal de EL PAÍS en Cuba, Mauricio Vicent, y acordó "exigir a las autoridades cubanas que suspendan las presiones contra los corresponsales extranjeros".

La SIP dialogó además en videoconferencia con Julián Assange, fundador de Wikileaks. Assange aseguró que "el periodismo de los países en desarrollo es superior al de los países occidentales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de octubre de 2011