Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Oleada de incendios en pleno otoño

Feijóo achaca los fuegos masivos a una "intencionalidad sin precedentes"

Casi la mitad de los municipios de Ourense, a merced de las llamas

La "delincuencia forestal", cargada con "una intencionalidad sin precedentes", es la que ha provocado que en la provincia de Ourense -asediada desde el sábado por más de 100 fuegos al día, y donde ayer las llamas se ensañaban con los montes de casi la mitad de sus 92 municipios - las brigadas de extinción estén desbordadas y los vecinos tengan que plantar cara a las llamas con xestas y purines frescos para defender sus casas. Así explicó ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, la situación de emergencia que sufre Ourense. "Los 400 fuegos en tres días, la mayoría por la noche, la mayoría concentrados y la mayoría siguiendo los mapas de comunicación, acreditan que lamentablemente en Galicia hay un problema enorme con la delincuencia forestal", sentenció Feijóo.

Las palabras de ayer del actual presidente de la Xunta pretendían rebatir las críticas de PSOE y BNG, pero en realidad estaban rebatiendo al propio Feijóo. Fue hace cinco años, cuando él era el líder de la oposición y al bipartito le tocaba gestionar una ola de fuegos. Entonces el popular afirmaba que más de cien fuegos diarios es un número "normal en momentos de crisis de anteriores años" y que atribuir la catástrofe a que "ahora hay incendiarios y antes no, o a las condiciones climatológicas" es "desconocer la realidad". "Galicia recuerda a un país africano donde la gente tiene que proteger sus bienes con cubos y solventar personalmente sus problemas", proseguía Feijóo en agosto de 2006 sobre la gestión del bipartito. Y remachaba: "No podemos evitar decir que es el peor operativo de los últimos 20 años".

El Feijóo de 2011 opina que la oposición debe estar "a la altura" para combatir "a los verdaderos culpables" de los incendios que, subraya, "no son ni las brigadas ni el dispositivo, nunca lo fueron". "Éste es el momento de vigilancia, extinción y denuncia, no de hacer política ni partidismo", afirmó ayer Feijóo, quien se niega a reconocer ninguna relación entre la expansión de las llamas y la negativa de su Gobierno a prorrogar más allá de septiembre los contratos de los brigadistas que trabajan en verano pese al inusual calor de este mes de octubre. El dispositivo de extinción, según el presidente de la Xunta, "funciona" y la situación no tiene nada que ver con la que vivió Galicia en agosto de 2006. Entonces "el problema era que no se apagaban a tiempo".Mientras Feijóo defendía su gestión con los argumentos que tanto criticó desde la oposición, el secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, recorría las zonas arrasadas en Ourense por las llamas y reclamaba, como también hizo Feijóo en 2006 cuando el socialista era conselleiro de Medio Ambiente, la creación "inmediata" de un gabinete de crisis formado por las consellerías de Presidencia, Medio Ambiente y Medio Rural y los Ayuntamientos y Diputaciones afectados por el "drama" de los incendios, informa Europa Press.

Desde lo alto del Monte Meda, divisando tres fuegos en Parada de Sil, Montederramo y Maceda (Ourense), afirmó que los ciudadanos están "abandonados" por la Xunta, que mantiene "una postura oscurantista y lo niega todo": "Es increíble ver que seamos noticia en España mientras existe un silencio cómplice de la Xunta y los medios de comunicación públicos de Galicia".

"Esto no es austeridad, sino temeridad, y está teniendo unas consecuencias gravísimas", alertó el líder socialista, en alusión a los "tres años" en los que "no se han aplicado políticas de prevención, no se ha financiado la protección de los núcleos rurales y se desmanteló todo el operativo de prevención de fuegos". Y como también hizo el PP durante la ola de incendios de 2006, el PSdeG ha anunciado que constituirá su propio gabinete de crisis con alcaldes y diputados del partido. Hace cinco años, dice Vázquez, Feijóo "enseñaba mapas de la NASA" para denunciar los estragos de las llamas en la comunidad. "Ahora ha pasado a ocultar los mapas de la consellería", lamentó.

"Señor de la manguerita"

Para el portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, "el Gobierno gallego no está al frente de este problema, echa balones fuera, y el señor de la manguerita se fue con la manguerita a Buenos Aires", en alusión a la polémica imagen de Feijóo durante la ola de fuegos de agosto de 2006 intentando apagar un pequeño fuego y a su viaje de este fin de semana al cono sur para participar en mítines del Partido Popular.

Los nacionalistas, que controlaban la Consellería de Medio Rural en la crisis de hace cinco años donde ardieron 77.000 hectáreas en 12 días, sostienen que el PP "siempre utilizó los incendios como arma política, desde la época de Fraga, con Feijóo en la oposición". "Nosotros no vamos a hacer lo mismo que ellos hicieron, pero Galicia arde", apostilló Vázquez, quien denuncia que la Xunta "no tiene los efectivos adecuados para combatir la ola de incendios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de octubre de 2011