Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal quita deducciones y sube varios impuestos

El año 2012 será crucial para la economía portuguesa, que coquetea con el abismo de la bancarrota tras ser rescatada en mayo, con 78.000 millones de euros de préstamo, por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Unión Europea y el Banco Central Europeo. El ministro de Finanzas, Vítor Gaspar, presentó ayer el que considera "uno de los presupuestos más exigentes de este país", el del año que viene. El diario Público prefería denominarlo el presupuesto del "todo o nada". A las extraordinariamente duras medidas anunciadas la semana pasada por el primer ministro, el conservador Pedro Passos Coelho (supresión de las pagas extraordinarias de Navidad y de verano para funcionarios y pensionistas que ganen más de 1.000 euros), se suman las reveladas ayer por un ministro de Finanzas cariacontecido, que señaló que Portugal "está en el centro de la crisis".

Las deducciones fiscales por vivienda, educación y sanidad serán eliminadas o reducidas, la tasa que grava el tabaco, el alcohol o el petróleo subirá y se creará, entre otras medidas como la subida del IVA, un impuesto especial para las empresas que ganen más de 10 millones de euros al año. También subirán los impuestos que gravan los coches de alta cilindrada. Al menos 23.000 empresas, según apuntaba Diario Económico, dejarán de gozar de beneficios fiscales de los que disfrutaban.

Huelga general

Pero, con todo, según explicó el ministro, el capítulo fuerte de este presupuesto, redactado para una situación "de emergencia nacional", se lo llevará la reducción de gastos. El objetivo es sujetar el déficit en el 5,9% este año (ahora mismo supera el 8%) Algunos ejemplos: Los funcionarios -además de quedarse sin paga extra- verán congelados sus salarios y prohibidos por ley los ascensos y promociones. El presupuesto de Educación se reducirá en 600 millones de euros, se suprimirá la contratación de nuevos profesores y se cerrarán escuelas de primaria con pocos alumnos, entre otras medidas.

El presupuesto será ahora discutido en un Parlamento en el que la alianza de centro derecha entre el PSD y el PP (partidos que forman el Gobierno) goza de mayoría absoluta. Por su parte, los dos sindicatos mayoritarios portugueses han anunciado ya una huelga general, cuya fecha aún se desconoce, para protestar por estas medidas de austeridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de octubre de 2011