Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:MALLORCA 1 - VALENCIA 1 | FÚTBOL | Octava jornada de Liga

Caparrós empuja hasta el descuento

El Mallorca iguala de penalti en el minuto 93 ante un Valencia sin alternativas ofensivas

Las jugadas a balón parado repartieron los puntos en litigio entre el nuevo Mallorca de Joaquín Caparrós y un Valencia que se dejó empatar en el minuto 93, de penalti. Agotado ya el tiempo de descuento, el árbitro, Paradas Romero, señaló unas manos aparentemente fortuitas de Topal dentro del área y los de Unai Emery pagaron con dos puntos su incapacidad para resolver un partido trabado desde el inicio.

El parón liguero ha permitido a Caparrós un aterrizaje suave. En dos semanas de trabajo, el técnico andaluz ha logrado imponer su sello de forma muy visible en un equipo acostumbrado a la filosofía futbolística de Michael Laudrup. El ambiente habitualmente relajado de los entrenamientos que dirigía el danés ha pasado a la historia. Hoy, las sesiones preparatorias del Mallorca están dominadas por la intensidad física. Como venía haciendo en sus anteriores equipos, Caparrós ha convocado a sus lecciones tácticas a los chavales de la cantera. Su primer fruto es el debut, ayer, del joven Bigas. El jugador del Mallorca B ocupó la posición de lateral izquierdo, vacante por las lesiones del titular, Cáceres, y de su suplente, Kevin.

MALLORCA 1 - VALENCIA 1

Mallorca: Aouate; Zuiverloon (Cendrós, m. 45), Chico, Ramis, Bigas; Pereira, Martí, Castro; Víctor (Alfaro, m. 77), Pina (Tejera, m. 69) y Hemed. No utilizados: Calatayud; Joao Víctor, Tissone, Aki.

Valencia: Guaita; Bruno, Rami, Víctor Ruiz, Alba; Pablo Hernández, Albelda, Parejo (Topal, m. 78), Piatti (Feghouli, m. 63), Canales y Soldado (Aduriz, m. 84). No utilizados: Diego Alves; Barragán, Mathieu, Jonás.

Goles: 0-1. M. 37. Tras un saque de esquina, Rami recibe de Víctor Ruiz y remata a gol. 1-1. M. 93. Hemed, de penalti.

Árbitro: Paradas Romero. Amonestó a Martí, Chico, Bruno, Bigas, Albelda y Feghouli. Expulsó a Rami tras el partido por protestar.

14.329 espectadores en el Iberostar.

A Parejo le faltó imaginación en su regreso al centro del campo visitante

Pero Caparrós no ha tenido tiempo para todo. Pese a haber dedicado entrenamientos específicos a la defensa de las jugadas a balón parado, esta continúa siendo una de las asignaturas pendientes del equipo. Hasta el punto de que ayer casi le costó el partido. Ya en el primer minuto, Piatti no aprovechó por los pelos un saque de esquina mal defendido. Volvió a avisar Rami de cabeza y fue Zuiverloon quien salvó los muebles cuando Aouate estaba por los suelos. Y al tercer lanzamiento desde la esquina, llegó el gol. El balón, botado por Parejo, cayó a plomo en el área pequeña. Víctor Ruiz la bajó sin oposición y Rami la empujó a la red.

El tanto se lo cocinaron, pues, entre los dos centrales del Valencia. Y es que anduvo falto de alternativas el conjunto visitante, cuya producción ofensiva prácticamente se limitó a explotar el desconcierto local mediante la técnica de colgar balones al área. A Parejo, en su regreso a la titularidad en el centro del campo, le faltó imaginación. No estuvieron finos como en otras ocasiones los hombres de banda, y Soldado deambuló desamparado durante todo el encuentro. El resultado fue que los de Emery desarrollaron una posesión abrumadora, pero en terreno propio.

Por su parte, el Mallorca se aferró con desigual resultado al guion de los modestos: repliegue, presión y contragolpe. El repliegue y la presión fueron considerables. Los contragolpes, escasos.

El equipo balear creció en la segunda mitad, pero la defensa valencianista se mantuvo firme. Castro, Hemed y compañía tardaron mucho en aparecer por los dominios de Guaita y, las veces que lo hicieron no afinaron el tiro. Para entonces, el Valencia ya había bajado una marcha y retrasado las líneas, en un intento de dormir el partido.

Pero si algo parece haber contagiado Caparrós a sus hombres es la actitud. El de Utrera no paró de gritar y gesticular desde la banda en toda la tarde, y no tiró la toalla el Mallorca. A falta de puntería, logró rescatar un punto in extremis gracias a que, en un barullo dentro del área, el balón acabó impactando en la mano de Topal. El israelí Hemed marcó su tercer gol de penalti de la temporada. En su nueva etapa en el fútbol español, Caparrós comienza sumando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de octubre de 2011