Matar tras tomarse un whisky

Un hombre muere acuchillado en Badalona tras una discusión banal en un bar

Los clientes del bar La Plaza, en el barrio de la Salut de Badalona, seguían ayer asombrados por el suceso que el jueves por la noche segó la vida de Juan, un mecánico de 30 años cliente del local. No se lograban explicar cómo una discusión banal se encendió de tal manera que acabó con el apuñalamiento mortal del hombre a manos de otro cliente fuera del bar. Los hechos sucedieron alrededor de las diez de la noche y el agresor -José Luis, un enfermero en paro de 55 años- fue retenido por los vecinos hasta que llegó la Guardia Urbana, que lo entregó a los Mossos.

Jinming, dueño del bar, cuenta que ambos eran habituales del local. La disputa se desencadenó cuando Juan comentó que su coche se había visto afectado por un incendio que había tenido lugar días atrás en un aparcamiento cercano. En aquel momento, el presunto agresor intervino mofándose de lo sucedido y bromeó diciendo que los bancos que hace unas semanas retiró el Ayuntamiento para evitar la concentración de inmigrantes de comportamiento incívico habían servido para alimentar el fuego. Estas palabras irritaron a la víctima y comenzó el intercambio de insultos y amenazas.

Jinming cuenta que, poco después, José Luis subió a su casa y bajó vistiendo una chaqueta, bajo la que los testigos creen que escondía un cuchillo. La discusión se reanudó. El presunto agresor se tomó un whisky y se despidió del dueño. Al poco salió tras él Juan, que a unos metros del bar recibió la puñalada mortal. "No entiendo cómo pudo tener esa reacción tan violenta, no me lo esperaba", dice Antonio, uno de los presentes. "Tampoco sé cómo el chico salió tras sus pasos, con lo que se habían dicho. Se calentaron". El agresor intentó huir, pero varios vecinos consiguieron retenerle hasta que llegó la Guardia Urbana. Los servicios médicos no pudieron salvar la vida del joven.

Dos clientes que prefirieron no identificarse explicaban ayer que conocían a Juan desde niño y que compartían juegos con él. "Era un buenazo, el típico chaval que nunca esperarías que se metiera en una pelea", aseguran. El mismo cliente añade haber tenido algún pequeño encontronazo con José Luis. "Llevaba un tiempo en paro y no pasaba por un buen momento. Le habíamos oído decir que lo había perdido todo".

El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol (PP), no dejó pasar la ocasión para colgarse una medalla a cuenta del triste suceso. En su perfil en Facebook, Albiol señaló que quienes practicaron la detención habían sido agentes de la unidad especial de la Guardia Urbana que impulsó hace unos días. Uno de los principales objetivos de García Albiol es dar más seguridad a la ciudad. Mientras estuvo en la oposición, hizo campaña en varias ocasiones en la Salut y se enfrentó al gobierno municipal porque consideraba que sus métodos eran ineficaces para acabar con la delincuencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de octubre de 2011.

Lo más visto en...

Top 50