Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

La Comisión Europea quiere que las pruebas a la banca incluyan toda la deuda

El sector cree que una recapitalización urgente agravaría los problemas

La Comisión Europea está elaborando los criterios que definirán los nuevos requisitos de capital de los bancos para recuperar la confianza de los mercados. "Nosotros pensamos que los bancos europeos están bien, pero, como el mercado no se lo cree, vamos a hacer un ejercicio para demostrar que los activos que poseen no son tóxicos", señaló una fuente comunitaria. Para ello, a diferencia del pasado de julio, cuando solo se valoraron una parte de los bonos, ahora se examinará "la totalidad de la deuda a precio de mercado". La recapitalización del sector está provocando profunda inquietud entre los bancos alemanes y algunos Gobiernos, como el español.

Bruselas prepara los criterios del nuevo examen en estrecha colaboración con la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y el Banco Central Europeo. La propuesta será aprobada por el Ecofin el próximo 21 de octubre y por el Consejo Europeo del 23.

El proceso debería estar concluido en seis o nueve meses, según Barroso

La EBA ha enviado una carta con los criterios para la prueba a Economía

La Comisión dejará en manos de la EBA los aspectos técnicos, como la nueva ratio de capital exigida a las entidades que se consideren sistémicas, entre el 7% y el 9%, dependiendo de las definiciones de capital; y cargará bajo responsabilidad de los reguladores nacionales la prohibición de distribuir dividendos mientras un banco no esté suficientemente capitalizado. Las nuevas normas deberán aplicarse "rápidamente", como sugirió el presidente de la Comisión, José Manuel Barroso.

El debate sobre la recapitalización ha creado un serio malestar entre los bancos alemanes, seriamente afectados por la crisis. La patronal del sector ha dirigido una misiva al ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, donde le advierten de que "exagerando los riesgos se corre el peligro de agravar la crisis" porque se colapsará el crédito. El influyente presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann, indicó que sería "dudoso que un alza del nivel de fondos propios para el conjunto de los bancos sea una medida apropiada para reabsorber la crisis de la deuda pública".

Por su parte, el Ministerio de Economía español ha recibido un documento de la EBA con "recomendaciones" genéricas para recapitalizar la banca, según han reconocido fuentes gubernamentales españolas. Las mismas fuentes insisten, sin embargo, en que se trata de "alternativas de carácter técnico", por lo que no existe un plan sobre el que pronunciarse.

Barroso habló el martes con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero para anticiparle las ideas que el miércoles expuso en el Parlamento Europeo: la necesidad de restringir los bonus y dividendos de los bancos que no cumplan los nuevos requisitos de capital; y la posibilidad de acudir al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) solo como "último recurso", una vez agotada la vía de los inversores privados y las ayudas públicas. Barroso no despejó, sin embargo, los puntos clave: en qué cuantía se elevará la exigencia del capital básico (el 5% en el último test) y qué consideración tendrán los bonos de deuda soberana. El Gobierno español es contrario a elevar los requisitos de capital, por considerar que ello podría llevar a un estrangulamiento del crédito y agravar el riesgo de recesión. Aun así, empieza a admitir que será inevitable cierto endurecimiento "para calmar a los mercados y para que algunas entidades se saneen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de octubre de 2011