Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un libro rinde homenaje a Txema Fínez un año después de su fallecimiento

Casi un año después de su fallecimiento cuando ocupaba la Viceconsejería de Justicia Txema Fínez sigue vivo en el recuerdo de la judicatura vasca y del Gobierno del que formó parte. Para mantenerlo presente, mañana se presentará en la sede del Tribunal Superior en Bilbao un libro de homenaje en el que han colaborado, con sus artículos, quienes mejor lo conocieron. La iniciativa ha sido impulsado por su viuda, Susana Marañón, y coincide con el primer aniversario de la muerte.

Fínez falleció el pasado 15 de octubre de un infarto cuando tenía 48 años. Horas antes había acudido con normalidad a la apertura del Año Judicial de 2010, pero por la tarde se agudizaron las leves molestias que había sentido en el pecho. No tuvo tiempo de reaccionar. Falleció en su domicilio en Bilbao. "En nosotros dejó estupor, vacío, dolor, tristeza; muchos proyectos en marcha y también sueños inacabados", reconoce su viuda en la carta enviada como invitación a la presentación del libro.

Fue la propia Marañón quien impulsó la edición de la obra tras recibir el consejo de quienes más de cerca conocieron a Fínez. "Los que compartimos el camino con él nos hemos sentido huérfanos de su compañía, de su lúcida mente y de sus esfuerzos de conciliación. Lo que todos me habéis transmitido es que echáis en falta su gran humanidad y por eso me empeñé, hace unos meses, en hacer realidad este homenaje", explica en su carta.

Misa de recuerdo

La presentación del volumen no será el único acto de homenaje al viceconsejero de Justicia fallecido. La agenda se completará el sábado, justo un año después de la muerte, con la celebración de una eucaristía en la parroquia bilbaína de Nuestra Señora de Covadonga, ubicada en el barrio de Santutxu, la misma en la que se celebró su funeral. La misa dará inicio a las seis de la tarde.

Nacido en el departamento francés de Gers, Fínez fue uno de los grandes fichajes a los que recurrió el PSE tras su llegada al Gobierno vasco. Magistrado de profesión, fue uno de los protagonistas que contribuyó a reconducir las relaciones entre los poderes ejecutivo y judicial, muy maltrecha tras la etapa de Juan José Ibarretxe como lehendakari. Su papel fue decisivo también en la modernización de la Justicia. María Victoria Cinto le sustituyó en el cargo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de octubre de 2011