Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE acepta que las 'vacaciones fiscales' no causen cierres de empresas

López fuerza una comisión tripartita que estudie caso por caso ayudas concretas

El Gobierno vasco anunció hace aproximadamente un mes que iba a intentar minimizar el efecto que podía tener en las empresas la devolución de las vacaciones fiscales -las ayudas que recibieron en la década de los 90 y que los tribunales europeos declararon ilegales- y ayer abrió la puerta a una solución para los casos más preocupantes.

Pagar van a tener que pagar porque, primero, la Comisión y después la Corte de Luxemburgo se lo llevan reclamando desde el año 2000, -cuatro comisarios de la Competencia consecutivos- pero el lehendakari, Patxi López, anunció ayer que ha obtenido garantías de que van a tratar caso por caso para que ninguna empresa se vea abocada al cierre por esa causa.

El 'lehendakari' dice a Almunia que las Diputaciones sí colaboran ahora

Bruselas aprueba por unanimidad el dictamen de López de política industrial

López logró ayer en Bruselas que la Comisión se siente con las Diputaciones y el propio Gobierno vasco, en las próximas semanas, para estudiar caso por caso y aplicar en los más graves, las ayudas que sean pertinentes para evitar que tengan que cerrar. La UE reclama a las tres Diputaciones, según cifras aportadas por la de Bizkaia, la recuperación de unos 576 millones de euros. Una decisión que ha sido discutida por las instituciones forales y cuyo incumplimiento ha acarreado dos multas de la UE. La primera de 45 millones de euros y la segunda será de 236.000 euros diarios, a partir de que la Corte de Luxemburgo confirme las sanciones.

López tuvo un día movido ayer en la capital comunitaria. Por la mañana desayunó durante una hora con el vicepresidente de la Comisión Europea (CE), y responsable de la Competencia, Joaquín Almunia. Poco después anunció que el comisario va a estudiar qué tipo de líneas de crédito, avales o financiación a través de capital riesgo del sector público, sería de aplicación a estos casos. "Nuestra preocupación es el impacto que pueden tener esas devoluciones en la economía vasca, en las empresas y en cientos de trabajadores de Euskadi y se trata de buscar formulas para que el impacto sea el menor posible", dijo López en patio central del edificio Berlaymont, sede de la CE.

Las comisiones estudiarán caso por caso, de manera "puntual, técnica e individualizada" a cada una de las sociedades afectadas para aplicar las ayudas correspondientes, inicialmente de las que ya están en marcha en el departamento de Industria del Gobierno vasco, pero sin descartar la puesta en marcha de alguna línea extraordinaria si fuera necesario. "Pero de la mano con la UE, no podemos permitirnos el lujo de que pase otra vez lo mismo", insistió López.

Pese al enfado de la Comisión Europea, que ha visto cómo las Diputaciones ninguneaban las sucesivas decisiones de las instituciones ejecutivas y judiciales comunitarias y activaban además trampas contables para reducir el impacto de las devoluciones, su responsable de Competencia, Joaquín Almunia, coincidió en que en la actual coyuntura las empresas no pueden pagar un precio tan alto por una legislación de las Diputaciones en materia tributaria que ha acabado siendo sancionada.

López aseguró en la sede de la Comisión Europea que le consta que ahora las Diputaciones sí se están apresurando a recuperar las ayudas. Pese a que Europa se lo reclamaba desde el año 2000, la primera documentación que aportaron a los funcionarios comunitarios data de 2007. Pero, incluso en ese caso, aunque documentaban que habían solicitado la devolución de las ayudas, sólo lo habían hecho parcialmente, en una estrategia unitaria de estirar la cuerda hasta el límite para ver si mientras tanto, en alguna de las causas judiciales pendientes se abría algún resquicio.

Por la tarde, López logró la aprobación unánime, ante el pleno del Comité de las Regiones en la que se dieron cita más de 300 mandatarios europeos, del dictamen de Política Industrial que va a servir como guión para que la CE fije las líneas maestras del futuro industrial europeo. El lehendakari pidió que el motor de Europa sea la industria no la industria financiera.

Álava pide el pago aplazado de las multas

La Diputación de Álava quiere pagar a plazos la parte que le corresponde de la recuperación de las vacaciones fiscales. Así se lo va a pedir al Gobierno vasco según aseguró ayer su diputado general, Javier de Andrés. Mientras, desde Bizkaia, José Luis Bilbao dijo ayer en ETB que se "está hablando una por una con las empresas afectadas" y que "si una de las empresas afectadas cierra, no va a ser por esto, será por otros motivos, por la recuperación de las ayudas fiscales no va a cerrar ninguna empresa".

De Andrés recordó que el anterior gobierno foral (PNV) utilizó en sus ejecuciones presupuestarias los 80 millones que las empresas devolvieron por las ayudas fiscales y ahora "no tiene capacidad" para afrontar el pago de los 56 millones que debe entregar por este concepto al Gobierno. De momento, el diputado general de Álava consideró "una buena noticia" que la Comisión Europea "esté dispuesta a escuchar" a las Diputaciones para ver cómo se puede "amortiguar" estos pagos y se garantice la continuidad de las empresas.

Con todo, De Andrés rechazó que sea el momento de "buscar culpables". Sobre esta idea, reconoció que "me gustaría contar con el apoyo de todos los partidos políticos y que pensemos más en el futuro y menos en el pasado sobre cómo se ha generado esto", añadió.

Para De Andrés, el problema de la falta de liquidez afecta también al resto de las instituciones del territorio y por eso confía en que el Gobierno vasco "sea sensible" y permita efectuar los pagos en plazos y forma que sea viable para la Diputación y su Tesorería. En concreto, el diputado general alavés adelantó que trasladará al Ejecutivo de Patxi López su amarga situación de que "no tiene capacidad para afrontar el pago" y por ello le planteará hacerlo "a lo largo de próximos ejercicios". Con todo, llegó a la conclusión de que los cálculos económicos deben hacerse más ajustados a la realidad. "Debemos ser rigurosos y acertar en la previsión", exigió.

Por su parte, el diputado general de Bizkaia no pudo evitar el uso de un tono crítico para referirse al encuentro de ayer entre Almunia y el lehendakari , Patxi López, y aventuró que "aparte de fotos y de publicidad" espera que el lehendakari , Patxi López, "traiga algún acuerdo" de su reunión con Joaquín Almunia, aunque, a su juicio, "esto se arreglaba si la Comisión retira la demanda que presentó el pasado mes de abril". Eso sí, Bilbao espera que López "haga lo que tiene que hacer, que tenga éxito su misión, su intento con la Comisión, y si no la tiene ya lo sabremos a la vuelta", apostilló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 2011

Más información