El 83% de los Ayuntamientos aprueban y liquidan las cuentas fuera de plazo

Las empresas están obligadas a pagar a sus proveedores en 60 días, de acuerdo con la vigente ley de morosidad. Los vecinos que no cumplen sus obligaciones tributarias en los plazos previstos deben asumir recargos en los impuestos municipales. Pero el 83% de las entidades locales registradas en la Comunidad Valenciana, desde Ayuntamientos hasta mancomunidades, aprueban y liquidan sus presupuestos fuera de los plazos legales, según constata con comedida estupefacción la Cuenta General de las Entidades Locales de 2009, que ayer difundió la Sindicatura de Comptes. "Es relevante el incumplimiento generalizado de los plazos relativos al ciclo presupuestario. Así, el 83% de las entidades locales, que han presentado cuentas, no aprobaron el presupuesto, ni la liquidación de este en el plazo legal. Solo el 39% remitió a esta Sindicatura la Cuenta General en el plazo preceptivo y el 62% no la aprobó en el plazo legal", reza el informe del órgano fiscalizador de las cuentas de las entidades públicas.

La Sindicatura de Comptes señala que 61 entidades locales no presentaron las cuentas en los plazos previstos para la elaboración del informe de 2009. Tres de ellos son municipios que tienen más de 20.000 habitantes, se trata de los Ayuntamientos de Torrent, Xirivella y Sueca. El caso de Sueca es especialmente llamativo, puesto que no ha entregado las cuentas municipales al órgano fiscalizador desde 2006. "La falta de presentación de las cuentas es un incumplimiento muy grave de una obligación esencial de quien gestiona fondos públicos", apunta escueto el informe.

La Cuenta General de las Entidades Locales de 2009 refleja el "agravamiento" de la situación financiera de los municipios. Los fondos de tesorería disponibles para gastos generales disminuyeron en un 95% respecto al ejercicio anterior. Las arcas de los 507 municipios que han sido fiscalizados apenas acumulaban 7,25 millones de euros a finales de 2009. La tesorería de 150 Ayuntamientos arrojaba saldos negativos.

En cuanto a la necesidad de financiación, es decir, el déficit, los municipios de la Comunidad Valenciana precisan 194,56 millones de euros, un 5% más que en 2008, cuando el déficit ya se había multiplicado por 5,6 respecto al ejercicio anterior.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS