Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Debate de política general

Pastor celebra el liderazgo de López ante las duras críticas del PNV

El PSE insta a Egibar a asumir que "se ha acabado el régimen nacionalista"

No hay diálogo posible entre PSE y PNV. Su grado de alejamiento alcanza tal magnitud que se mueven en realidades antagónicas que les impide coincidir siquiera en el mismo hecho objetivo. En el pleno de ayer se volvió a exhibir este antagonismo entre las dos primeras fuerzas representadas en el Parlamento vasco. José Antonio Pastor (PSE-EE) y Joseba Egibar (PNV) se cruzaron durante descalificaciones políticas.

De entrada, el portavoz parlamentario socialista cree que "si algo ha quedado claro" de la intervención de Patxi López en el debate es que "tenemos lehendakari para rato y con cuerda suficiente como para seguir liderando" Euskadi. En el bando contrario, sirva un twit de Andoni Ortuzar al término del discurso de López para conocer la valoración tan pírrica que se le dispensó desde el PNV: "parole, parole, parole", se pudo leer.

PSE: "Nos hemos entendido con los nacionalistas; con los nacionales, nunca"

PNV: "Con la política penitenciaria busca abrir periódicos y conseguir titulares"

Los socialistas saben que en el bando jeltzale consideran amortizado al Gobierno López prácticamente desde su toma de posesión y que cada vez que pueden apelan a su "inanición" con una crítica siempre ácida hacia el lehendakari. A modo de ejemplo, Joseba Egibar habló de "ejercicio de escapismo" cuando se le pidió una valoración de urgencia al discurso de López. Con el verbo sarcástico que le caracteriza, el portavoz del PNV añadió que había visto al lehendakari "como observador de la política vasca", que, añadió, "visita Euskadi, tiene los datos, redacta un discurso y lo lee, pero se ha situado como un observador de la política vasca, porque, en lo que son los temas principales: crisis económica y lo que puede ser un escenario definitivo de paz concreciones no ha habido, sino que ha habido generalidades", remarcó.

Conocedor de este nivel de crítica, Pastor tiró por elevación y se dirigió al PNV, en la persona de Egibar, para advertir de que "el régimen nacionalista se ha acabado y, cuanto antes lo asuman, antes llegaremos a entendernos", como es el "deseo" de los socialistas vascos. El portavoz del PSE-EE ahondó en la herida al añadir que "mientras unos tapan sus carencias con nuevos planes soberanistas sin posibilidad alguna de futuro, este Gobierno, que cree en el Estatuto, utiliza nuestro marco de autogobierno como instrumento para desarrollar políticas al servicio del bienestar de la gente", subrayó.

La fría reacción de la Cámara a las propuestas del lehendakari en materia económica y fiscal causó un lógico malestar en el grupo parlamentario socialista porque este revés apenas tiene ocasión de revertirse en el resto de la actual legislatura. Es por ello que Pastor hiciera un llamamiento idealizado para que "la colaboración" del PSE-EE con el PP fuera también "más intensa con el primer partido de la oposición", cuya "cooperación" consideran "necesaria y útil para la defensa de los intereses generales de Euskadi". Pero en la invitación envió un recado a los nacionalistas dejando entrever que esta colaboración será "posible" si el PNV "hace algún esfuerzo y es capaz de mantener la seriedad, la responsabilidad y el espíritu de diálogo que son exigibles a una fuerza política que ha sido partido de Gobierno y aspira a volver a serlo". Y por si no fuera suficiente, Pastor añadió que los socialistas "hemos tenido oportunidad de entendernos muchas veces con el nacionalismo democrático, con los nacionales, nunca" en un intencionado dardo sobre la reflexión que ha emprendido el PNV sobre un posible cambio en su denominación.

Pero en el PNV no dedican su tiempo a fijar un escenario de entendimiento con un Gobierno al que esperan reemplazar en 2013. Su análisis de situación habla de que existe una "evidente falta de acción, de gestión" y que "cada día que pasa, más daño causan a la recuperación de Euskadi". Para justificar esta impresión, Egibar recordó ayer mismo el mandato que hace meses trasladó la Cámara vasca al lehendakari "para presentar el plan insterinstitucional en torno al empleo" y que, criticó, "todavía no lo ha presentado".

En este permanente cruce dialéctico, el PSE sostiene que la falta de colaboración del PNV obedece a su propia situación de conflicto interno. Pastor cree que el PNV necesita "una cura previa de humildad" y asumir, entre otras cosas, "que todos los partidos somos necesarios para el futuro de Euskadi, pero ninguno de ellos es imprescindible: el PNV tampoco". Eso sí, desde el PSE se recuerda que los jeltzales han sido "capaces de entenderse con el Gobierno de España, y tampoco es mucho pedir a quien se reclama como un partido de Euskadi que sea capaz de llegar a acuerdos con el Gobierno de Euskadi y su lehendakari".

Pero entre los socialistas, conscientes de este espíritu de soledad para abordar la acción de gobierno en el resto de legislatura, cunde la sensación de que la apuesta de López por la paz con el decálogo exhibido ayer "va a servir de eco de resonancia" de que "hay un trabajo bien hecho". Pastor se encargó de subrayarlo con especial énfasis cada vez que pudo en el debate de ayer. "A partir de ahora, nadie se va a poder refugiar en símbolos, banderas e identidades varias para eludir pronunciarse sobre lo que de verdad preocupa a la ciudadanía", y en ese clima más optimista llegó a decir que el trabajo "bien hecho por parte del Gobierno" está "rindiendo sus frutos y nos ha colocado en mejor situación que hace dos años y medio, para sacar adelante objetivos compartidos por todos". Egibar no se lo cree hasta el punto de afirmar que López ha introducido el tema "recurrente y con morbo" de la política penitenciaria porque buscaba "abrir periódicos y conseguir titulares".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de septiembre de 2011