Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP tumba en el Parlamento una moción contra el copago

El PSdeG intenta sin éxito reducir un 80% de coches oficiales

La moción de los socialistas que amparaba el BNG pedía exactamente: "El Parlamento de Galicia insta a la Xunta a promover y apoyar las actuaciones para permitir que el sistema impositivo garantice la prestación de los servicios públicos básicos y promueva una justa distribución de la renta y la riqueza". En el segundo punto reclamaba un "rechazo del copago en la prestación de servicios públicos básicos, en concreto en la sanidad y la educación". Y por último reclamaba eliminar de una orden aprobada en marzo por la Consellería de Facenda "el modelo de financiación público-privado y el copago para la prestación de servicios públicos básicos".

El Partido Popular votó en contra del texto. Su mayoría de 38 diputados desbarató la iniciativa y el pleno pasó al siguiente orden del día. Fue el diputado Miguel Santalices, responsable del área de Sanidad, el que dio la cara por el PP. Insistió en que "el copago no está previsto en el tema sanitario" y que la política social ya se financia a través de los impuestos.

Los populares afirman que no se prevé el pago "en el tema sanitario"

MÁS INFORMACIÓN

¿Qué le impide entonces comprometerse con este acuerdo?, inquirió la viceportavoz socialista María José Caride. La parlamentaria del PSdeG lamentó las fórmulas de colaboración público-privada que alumbrarán los hospitales de Vigo y Pontevedra, además de 20 centros de salud, "porque restarán fondos para el área de sanidad en el futuro". Desde el Bloque, el diputado Fernando Blanco, que sumó una enmienda al texto socialista en la que pedía incrementar el tramo autonómico del impuesto del IRPF a las rentas de más de 60.000 euros, acusó al Gobierno conservador de intentar desprestigiar lo público para favorecer los intereses de las empresas privadas y que estas hagan negocio con la política social.

Lamentó que el PP celebre como un gran éxito el ahorro de cuatro millones de euros con la supresión de liberados sindicales al tiempo que descarta subir el impuesto de la renta a los más ricos porque solo se recaudaría entre 10 y 12 millones de euros. "Habría que hablar de los ingresos pero no lo hacen porque ustedes siguen al Tea Party [el ala más a la derecha del Partido Republicano estadounidense] y creen que lo mejor es no pagar impuestos", censuró. Ya por la tarde, los populares también desbarataron otra propuesta del PSdeG para reducir de 157 a 30 los coches oficiales del Gobierno gallego.

La idea explicitada por el diputado José Manuel Lage Tuñas consistía en que solo el presidente y los conselleiros tengan un conductor y un vehículo a su disposición y dejar otros dos turismos a disposición de cada departamento. La medida implicaría también que los directores y subdirectores generales renunciarían a "ese privilegio y dejaría de haber coches circulando de arriba para abajo llevando a los cargos del Gobierno a dormir a casa", recordó el diputado socialista. La propuesta contó también con el plácet del ala nacionalista del hemiciclo. Alfredo Suárez Canal aseguró que se trata de dar ejemplo en estos momentos en que la crisis sirve para recortar la educación, la sanidad e incluso modificar la Constitución. Pero chocó contra la mayoría del PP. Su parlamentaria Paula Prado recriminó a socialistas y nacionalistas que no sigan esa misma filosofía en las instituciones que gobiernan y citó la Diputación de Lugo, donde existen 19 coches oficiales. Aseguró además que el bipartito de A Coruña disponía de ocho turismos hasta hace tres meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de septiembre de 2011