Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell y el PP dejan a Castedo sola ante los escándalos de Brugal

Johnson evita pronunciarse sobre si la alcaldesa debe dimitirLa alcaldesa de Alicante resta valor a las voces que exigen su marcha

Los cargos del PP implicados en los escándalos de corrupción ya no reciben el afecto del que disfrutaban con Francisco Camps como presidente de la Generalitat. La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, se quedó ayer sola para defenderse de los escándalos en los que se ha visto envuelta a raíz de la investigación del caso Brugal.

Según la investigación judicial, Castedo ofreció un trato de favor al promotor Enrique Ortiz en la tramitación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Unos supuestos apaños que se hicieron a través de un bufete de abogados, del que es socio el hermano de la alcaldesa de Alicante, y en el que la policía encontró informes sobre el entonces portavoz socialista en las Cortes Ángel Luna y el fiscal Anticorrupción de Alicante, Felipe Briones, supuestamente para intentar neutralizar su labor de denuncia. Estos escándalos relacionados con el PGOU de Alicante también implican al exalcalde Luis Díaz Alperi, cuya hija fue nombrada este verano directora territorial de Urbanismo del Consell en la provincia de Alicante.

PSPV-PSOE, EU y Compromís piden la paralización del PGOU de Alicante

González Pons se limita a señalar que la edil alicantina "no está imputada"

Ayer, la portavoz del Consell, Lola Johnson, no tuvo ni una palabra de afecto para la alcaldesa de Alicante, ni siquiera cuando se le preguntó si debería dimitir por los escándalos que se han divulgado. "Deberíamos esperar al final de esa fase de investigación. Apelamos al principio de presunción de inocencia".

La consejera portavoz fue preguntada hasta media docena de veces sobre la situación de Castedo. "La policía está investigando. No se valoran los informes policiales. Son los jueces y los tribunales los que tienen la voz y apelamos a la presunción de inocencia", dijo Johnson, que evitó respaldar a la alcaldesa, a la que se considera quemada en el seno del PP.

"Hay investigaciones que están continuando y nuestra obligación es dejar que continúen haciéndose y estar a disposición de lo que se nos pida desde la justicia", remarcó Johnson.

La consejera portavoz no hizo ninguna referencia a la teoría de la conspiración, tan repetida durante la etapa de Camps y hoy solo mantenida por la propia Castedo.La alcaldesa de Alicante fue la gran ausente en el acto de alcaldes celebrado ayer en Valencia por el Partido Popular. Sonia Castedo excusó su asistencia por motivos de agenda. La regidora alicantina optó por acudir a la apertura de curso universitario en Alicante, en lugar de desplazarse hasta la sede regional del PP. En la sala donde estaban previstas las intervenciones del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, el presidente provincial Alfonso Rus y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, no se sabía a ciencia exacta si Castedo acudiría. Unos decían que llegaría tarde, otros, más enterados, aseguraban que había excusado su presencia por motivo de agenda.

A la salida del acto, el vicesecretario general de Comunicación y portavoz nacional del PP, Esteban González Pons, se mostró reacio a opinar sobre el escándalo en que está envuelta la alcaldesa. "No está imputada", dijo el portavoz popular tras ser preguntado sobre qué pensaba hacer el partido con Castedo. "Son informaciones que, de momento, solo conocemos por los medios de comunicación y no podemos valorarlas", apostilló. El vicesecretario general del PP sí evitó, sin embargo, hacer una defensa cerrada de la alcaldesa alicantina.

Mientras, desde los partidos de la oposición se reclamaron de manera unánime las dimisiones de la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, y del diputado autonómico y exalcalde Luis Díaz Alperi. La portavoz municipal del PSPV en el Ayuntamiento de Alicante y secretaria de Organización del PSPV, Elena Martín, aseguró: "Las responsabilidades políticas se tienen que asumir y cuando uno no da explicaciones a la ciudadanía, lo que tiene que hacer, por dignidad, es irse". Martín insistió en que el Plan General de Ordenación Urbana de Alicante "se paralice y se suspenda en la consejería, que se devuelva a la ciudad y que vuelva a tramitarse con luz y taquígrafos y que, al fin, toda esa tramitación sea revisada por una comisión de expertos formada por colegios profesionales de abogados, arquitectos, urbanistas y gente de la universidad".

El portavoz municipal de Esquerra Unida, Miguel Ángel Pavón, también reclamó las dimisiones de Castedo y Alperi. "Las últimas informaciones son una evidencia más del fraude que supone el PGOU de Alicante, que parece que está en manos de personas presuntamente corruptas".

"Tengo sospechas de que Castedo acabará dimitiendo también, todo dependerá de si el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana la imputa o no y de si se produce antes de las elecciones generales, lo que perjudicará la estrategia del PP en todo el país", indicó Pavón, que también exigió la dimisión de la hija de Alperi como responsable de la delegación territorial de Urbanismo de Alicante.

Respecto al nombramiento como responsable territorial de Urbanismo del Consell en Alicante de la hija de Luis Díaz Alperi, la consejera portavoz indicó que facilitaría el expediente de su nombramiento y los méritos que acumula para ocupar el citado cargo. Pero finalmente, Lola Johnson no suministró información alguna acerca del polémico nombramiento, que depende orgánicamente de la consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig.

Por su parte, la diputada de Compromís Mònica Oltra exigió acabar "con la política irracional e ilícita que ha marcado algunos planes generales de ordenación urbana".

Oltra instó al Consell a paralizar "inmediatamente" el PGOU de Alicante, "tras los informes policiales que evidencian que ha sido un plan urbanístico diseñado a la medida de la alcaldesa, Sonia Castedo, de su hermano, y de algunos promotores conocidos de Alicante".

"No ha sido un plan elaborado en función de los intereses de los vecinos de Alicante para garantizar el acceso de la vivienda a los jóvenes, personas mayores o con pocos recursos, que ven cómo en estos planes especuladores y avariciosos no se tutela el interés general sino el interés particular de unos cuantos", remachó Oltra.

La alcaldesa de Alicante se limitó ayer a quitar importancia a las voces que piden su dimisión. "No ha habido ni un solo grupo municipal socialista que no haya pedido mi dimisión", indicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de septiembre de 2011