Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Me quieren aniquilar"

Laporta, expresidente del Barça, acusa a Rosell de estar detrás de su inminente embargo por tres millones de euros

Joan Laporta, expresidente del Barça y ahora diputado en el Parlament y edil del Ayuntamiento de Barcelona, se enfrenta a sufrir un embargo de cerca de tres millones de euros que se ejecutará el próximo viernes. La acción judicial está relacionada con una demanda que interpuso un socio contra la junta de Laporta (que ganó las elecciones en 2006) para que presentara un aval por las pérdidas heredadas del último mandato de Joan Gaspart, en 2003. En total, 24 millones de euros a repartir entre Laporta y siete exdirectivos, todos afines a él.

"Estoy muy preocupado e indignado. Es de manual lo que están haciendo para aniquilar a una persona", afirmó Laporta, en conversación con este diario, acusando a su sucesor y presidente del Barça, Sandro Rosell, de estar detrás de la operación. "La demanda la presentó un señor vinculado a Rosell y a exnuñistas rabiosos. Y eso que la Liga dijo que no debíamos avalar. Rosell es un presidente desagradecido y mentiroso que ha intoxicado a su junta con una demanda injusta e innecesaria". Laporta da por hecho que sus bienes serán embargados porque dice que no dispone de ese capital y aclara que no ha cambiado la titularidad de los mismos: "No me da la gana. No he hecho nada". Técnicamente, no quiere decir que deba dejar su casa, pero sí quedará embargada. Otros directivos sí disponen de bienes inmobiliarios por tres millones de euros y depositarán el aval.

Esta historia empezó en 2006, cuando un socio forzó a la junta a adelantar un año las elecciones porque defendía que había cumplido el mandato de cuatro temporadas al contabilizar como una completa los 15 días de junio de 2003. Fueron los que transcurrieron desde que Laporta ganó los comicios hasta que se inició el nuevo curso el 1 de julio. El socio demandó a la junta para que avalara los 24 millones de pérdidas de Gaspart. Perdió. En 2008, apeló pero tachó de la lista a los directivos que rompieron con Laporta tras la moción de censura. El caso está en el Supremo, que ha devuelto la causa al primer juzgado que había dado la razón a Laporta inicialmente y es el que ha ordenado el embargo cautelar.

Además de esta causa, Rosell demandó a la última directiva de Laporta por pérdidas por 41 millones. En caso de fallecimiento de alguno de los acusados, si son condenados, lo reclamarán a sus herederos. "La junta se escudó en la asamblea para dar el paso. Son un grupo de cobardes, sinvergüenzas y mentirosos. Rosell levantó una cartulina blanca en esa votación. Y es propio de un cobarde", arremetió Laporta, que dijo sentirse tan acosado como el juez Garzón. "Crean sobre ti una telaraña para hundirte. Todo lo que se publica es para desprestigiarte", agregó contraponiendo el "silencio absoluto" que existe sobre la investigación que se sigue contra Rosell en Brasil.

Anoche, a través de la red social Facebook, Laporta difundió una carta a los socios y simpatizantes en la que hace una encendida defensa de su gestión y la de sus compañeros para que los socios sepan la verdad: "Se han propuesto destrozar nuestra imagen con odio, envidia y resentimiento. Están atentando contra mi honestidad y la de mis compañeros con los riesgos y problemas personales, familiares y profesionales que comportan. Hemos dedicado nuestro esfuerzo a construir el mejor Barça de la historia y no nos merecemos este ensañamiento ni que nuestros hijos sufran las consecuencias de esta tempestad de mentiras y ataques feroces". Además de Laporta, se enfrentan al embargo los exdirectivos Albert Perrín, Alfons Godall, Jaume Farré, Rafael Yuste, Joan Boix, Alfons Castro y Josep Cubells.

En su alegato, Laporta insta a Rosell a que deje de mentir cuando dice que heredó un Barça arruinado. Y revela que en su última campaña ingresó 430 millones de euros: 140 en derechos audivisuales; 40, de Nike; un crédito con La Caixa y el Banco de Santander de 150 millones; 30 por la venta de Touré -"Por cierto: cerré la operación por 32: ellos sabrán qué han hecho"-, 25 por Ibrahimovic y 15 por Chigrinski. "Y han vendido la camiseta a Qatar por 30 millones. ¿Que no hay dinero en la caja? ¡Mentira!". Laporta no se deja nada en el tintero: reprocha, sin citar al Madrid y a Mourinho, que ellos sí que defendían al Barça de los ataques y reclama a Rosell que no haga concesiones a los violentos "¿O es que tenéis que pagar los servicios prestados en la campaña?", les pregunta. "Todo el mundo habría querido un club como el que os dejamos [...] dejad de maniobrar de forma indecente", dice para acabar el escrito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de septiembre de 2011