Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas enfría las expectativas de pacto con Esquerra

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, enfrió ayer las expectativas de llegar a acuerdos con otras formaciones al margen del PP. En un acto de partido en Girona, Mas reiteró su petición de ayuda a todas las fuerzas, pero con una condición: que acepten que el programa que hay que aplicar es el de CiU. Las puertas abiertas de su partido solo lo son a medias, pues. Y la línea la marcan los resultados de las últimas elecciones parlamentarias, un aval que Mas utiliza para dejar claro que el ejecutivo no se arrastrará a compromisos de gasto inasumibles.

Pese a ello, Mas no descarta el pacto con ERC de cara a los próximos presupuestos. "Parece que tienen claro que el tripartito es el pasado", dijo asegurando que piensa dar "un voto de confianza" a la nueva dirección republicana. En todo caso, Mas dejó claro que el ejecutivo pactará con quien se avenga a sus condiciones en cada momento. "No se trata de ir de flor en flor", aclaró. "Los otros partidos tienen que tener claras dos cosas: el gobierno tiene la legitimidad de las urnas y existen unas líneas rojas".

Aunque el presidente catalán no concretó cuáles son los compromisos irrenunciables del gobierno, sí defendió a capa y espada las medidas de austeridad y el programa de recortes, que no tiene intención de detener. "La acción de gobierno sigue una dirección inevitable", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de septiembre de 2011