Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Palin, ¿infidelidad y drogas?

Un libro presenta una imagen diferente de la republicana

¿Hipocresía? No, para sus incondicionales seguidores se trata de otro ataque de "la propaganda izquierdista" contra su líder. Para sus detractores es la prueba de que Sarah Palin tiene dos caras y agradecen que alguien por fin la haya desenmascarado.

La inminente puesta a la venta en las librerías de Estados Unidos de The Rogue: searching for the real Sarah Palin -el martes día 20-, un libro sobre la vida de la mujer que devolvió el té a la vida de los norteamericanos ya ha levantado polémicas debido a algunas jugosas declaraciones que vierte en él su autor, Joe McGinniss, periodista y escritor de varios libros, entre ellos, uno sobre el presidente Richard Nixon y otro sobre el senador Ted Kennedy.

McGinniss asegura que Palin esnifó cocaína sobre la tapa de un bidón de petróleo durante un viaje en moto de nieve en Alaska. También afirma que cuando tenía 23 años y cubría la sección de deportes para un periódico local (Palin es licenciada en periodismo) tuvo una aventura con el jugador de baloncesto Glen Rice, aunque ya era novia de su actual marido.

McGinniss entrevistó para el libro a Glen Rice y este confirmó el romance. Lo que niegan tanto los Palin como el implicado es que la exgobernadora de Alaska rompiera sus votos matrimoniales y cayera en brazos del socio de su marido, Brad Hanson, como venganza por las numerosas infidelidades a las que la sometía Todd Palin.

El autor conoce de primera mano los entresijos de la vida del matrimonio Palin. En la década de los setenta vivió una larga temporada en Alaska para escribir una suerte de memorias, Going to extremes, sobre su paso por el Estado número 49 de la Unión. Más tarde ha seguido a Palin para informar en Daily Beast y Portfolio. Y en el verano de 2010 se mudó a la casa de al lado de los Palin -fue acusado de mirón, intruso, espía... incluso los vecinos le boicoteaban y llegaron en una ocasión a disparar a un transportista que iba a hacer una entrega de muebles a su casa- para tener información de primera mano.

Para probar la teoría de la vida hipócrita de Palin, el escritor asegura que la idílica imagen que Palin ha construido de ser una hockey mom modélica está muy lejos de la realidad. Puede que la hora política para la Casa Blanca de Sarah Palin haya pasado. Cuando McGinniss escribió el libro se daba por hecho que sería una seria contendiente dentro del Partido Republicano para luchar contra Barack Obama en 2012. Sea como fuere, quienes la detestan se creerán el libro a pies juntillas. Para quienes la idolatran... más propaganda liberal. Ustedes deciden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de septiembre de 2011