Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Jaén reabre al tráfico el entorno de la Catedral

La peatonalización parcial era una exigencia de la Unesco

El alcalde de Jaén, José Enrique Fernández de Moya (PP), se hará hoy una foto con el presidente nacional de su partido, Mariano Rajoy, junto a la fachada de la Catedral, la joya renacentista diseñada por el arquitecto Andrés de Vandelvira. Con esta instantánea, el regidor jiennense quiere escenificar el apoyo del PP, al más alto nivel, para que el templo jiennense logre ser declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Un valioso respaldo si no fuera por la contradicción del alcalde, que ayer mismo retrocedió dos años y medio en el tiempo al reabrir de nuevo al tráfico rodado el principal acceso a la Catedral.

Un paso atrás en el plan de peatonalización del entorno catedralicio y una amenaza clara para la resolución final de la Unesco, que había aconsejado su protección.

La calle Bernabé Soriano, la popular Carrera, que conecta el sur y el norte de la capital jiennense, fue cortada al tráfico a principios de 2009 por el anterior gobierno municipal, formado por PSOE e IU. Ayer volvió a abrirse a la circulación por el nuevo equipo del PP, y prácticamente todos los ediles populares jalearon y aplaudieron el primer vehículo que pasó ante el asombro de su conductor.

Su apertura será de lunes a sábados, desde las cinco de la madrugada hasta las cuatro de la tarde. A partir de esa hora solo podrá pasar el transporte público, como hasta ahora.

El alcalde sacó pecho al recordar que era el cumplimiento de una promesa electoral y defendió la iniciativa en base a las numerosas peticiones que ha recibido de vecinos y comerciantes de la zona. La reapertura, subrayó Fernández de Moya, servirá para acabar con el "aislamiento" que sufrían los barrios del sur de la capital, donde viven unas 25.000 personas.

Muchos de los comerciantes se manifestaron en el verano de 2009 y recogieron más de 3.000 firmas a favor de la reapertura, una petición que no atendió la anterior alcaldesa, la socialista Carmen Peñalver, por entender que la protección del entorno de la Catedral estaba dentro de las exigencias de la Unesco.

Pero ayer, dos años y medio después de que se restringiera el tráfico, era palpable la división ciudadana en la zona, pues son muchos los que piensan que la medida ha reactivado el turismo y el comercio. Ese argumento lo comparte también el grupo municipal del PSOE. "La semipeatonalización ha favorecido e incentivado el comercio de la zona. Son numerosos los nuevos comercios que se han instalado en Bernabé Soriano y otros, los tradicionales, que han mejorado desde que se puso en marcha", indicó la edil María del Mar Shaw, que censuró el modelo de ciudad que está implantando el PP.

Con esta decisión, Fernández de Moya sigue la línea que el alcalde de Sevilla, el también popular Juan Ignacio Zoido, marcó el pasado mes de julio, cuando puso fin a las restricciones al tráfico en el casco histórico de la capital hispalense que había instaurado el anterior gobierno municipal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de septiembre de 2011