Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jacobo Siruela, sorprendido por las "desafortunadas" palabras de su madre

La duquesa de Alba llamó a la esposa del editor "mentirosa y envidiosa"

Jacobo Fitz-James Stuart, conde de Siruela, ha roto su silencio. Aunque solo en parte. Ha enviado un comunicado a la agencia Efe en el que sale al paso de las declaraciones realizadas por su madre, la duquesa de Alba. Muestra su malestar por lo sucedido pero no profundiza en los motivos que han llevado a esta nueva disputa familiar. Siruela dice estar "sorprendido" por las "desafortunadas" declaraciones de su madre realizadas a Telecinco. En ellas, y sin pregunta previa sobre el asunto, Cayetana de Alba calificó a la esposa de Jacobo Fitz-James Stuart, Inka Martí, de "mentirosa, mala y envidiosa".

Después de mostrar su malestar por lo sucedido, el tercer hijo de la duquesa asegura que no quiere fomentar esta disputa y aclara que no va a hacer "ningún tipo de declaración pública, ni ahora ni en el futuro, porque se trata de asuntos estrictamente privados, que deberían de ser discutidos en familia". Eso sí, aprovecha el comunicado para agradecer "el gran apoyo que hemos recibido ante las desafortunadas declaraciones de mi madre, de las que somos los primeros sorprendidos".

El editor también evita pronunciarse sobre la manera en que su madre ha repartido la herencia. "En ningún momento he dado ningún tipo de declaración a ningún medio, y menos sobre la casa de Ibiza, que siempre ha sido para mi hermana Eugenia", ha precisado.

En julio de 2011 se hizo público que la duquesa, de 85 años, había decidido repartir su patrimonio entre sus seis hijos: Carlos, Alfonso, Jacobo, Fernando, Cayetano y Eugenia, en lo que se interpretó como un paso previo a su matrimonio. Días despúes se confirmó que Cayetana de Alba iba a contraer matrimonio con Alfonso Díez, quien ha sido su pareja durante los últimos tres años.

Tras el reparto, las relaciones de los hijos de la duquesa con Alfonso Díez mejoraron notablemente, incluso Cayetano se dejó fotografiar con la pareja el pasado fin de semana en Salamanca. Sin embargo, con Jacobo, lejos de normalizarse, han empeorado. Su presencia en la boda es una incógnita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2011