Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis | El debate europeo

Merkel hace una encendida defensa del euro tras el respaldo del Constitucional

La canciller insta a reformar los Tratados para evitar que "un país como Grecia" ponga en peligro la moneda única - El tribunal avala la participación alemana en el rescate

La canciller de Alemania Angela Merkel llamó ayer a la preservación de la Unión Monetaria ante el pleno de la Cámara baja federal (Bundestag). En uno de los discursos parlamentarios más encendidos que se le recuerdan, la democristiana Merkel (CDU) aseguró que moneda común europea es "mucho más que una divisa". Se trata de la "garantía de la Unión Europea". Según recordó la canciller ante los diputados federales, "los países que comparten una moneda no guerrean unos contra otros". Estamos "ante retos que podemos calificar de históricos" porque, según insistió, "si fracasa el euro, fracasará Europa". Añadió que "el futuro de Alemania es indisociable del futuro de Europa". Merkel se dirigió al Bundestag poco después de que se conociera la sentencia con la que el Tribunal Constitucional (TC) dio ayer vía libre para la aportación alemana a la ampliación del fondo de rescate del euro (EFSF).

"Si fracasa el euro, fracasará Europa", dice Merkel ante el Bundestag

"Los países que comparten una moneda no guerrean unos contra otros"

La troika vuelve a Grecia para seguir las negociaciones sobre el ajuste

El Senado italiano aprueba las medidas para contener el déficit

En su defensa del euro, la canciller destacó la "paradoja" de que "cualquier vulneración de una directiva" pueda llevar al Tribunal de Justicia de la UE, algo que no sucede ante "las vulneraciones del Pacto de Estabilidad". Para que esto cambie y para evitar que "un país como Grecia, que sólo representa el 2% del PIB" europeo "ponga en peligro a la moneda única", Merkel abogó por la reforma de los Tratados, "que no ha de ser ningún tabú". Cuando muchos se temen un agravamiento de la crisis y hasta la ruptura del euro, Merkel dijo que "necesitamos más Europa".

Con su renovado europeísmo, la canciller intenta apuntalar el apoyo de los parlamentarios de su coalición de centro-derecha, que da señales de tambalearse. En una votación de prueba, 14 diputados democristianos (CDU/CSU) y liberales (FDP) votaron en contra de la ley que permitirá la participación alemana en la ampliación del fondo de estabilización del euro (EFSF). Si no consigue que los suyos apoyen la ley en la votación parlamentaria del 29 de septiembre, Merkel tendrá que recurrir a la oposición. Ayer en el Bundestag, sus 35 minutos de apasionada defensa del proyecto europeo obtuvieron un largo aplauso de las bancadas democristianas.

Horas antes, el Constitucional desestimó una demanda contra la participación alemana en el paquete de rescate griego de 2010. Considera que los avales alemanes para el EFSF son acordes con la Constitución. Los jueces de Karlsruhe eliminan así uno de los escollos principales para que Alemania aporte más avales a la ampliación del EFSF que acordaron los 17 países del euro en la cumbre extraordinaria de Bruselas, el 21 de julio. Merkel dijo en su discurso que la sentencia refrenda "la política del Gobierno durante la crisis".

La canciller enfrentó el hemiciclo vestida de negro, probablemente en señal de luto por la reciente muerte de su padre. Gesticuló como pocas veces y repartió efectivas pullas a la oposición de socialdemócratas y verdes. Volvió a afearles que colaboraran con Francia para ablandar el Pacto de Estabilidad europeo cuando gobernaban en 2004. Calificó de "triste ironía" que Alemania reformara el Pacto. Ahora, salvar el euro es "la tarea central" de su Gobierno.

Merkel volvió a arremeter contra la emisión de eurobonos. La estabilidad, dijo, no se obtendrá mediante el endeudamiento en común, que sería "la respuesta equivocada" a la crisis de deuda. Los Tratados contemplan que "cada uno de los 17 conserve su soberanía presupuestaria y, con ella, la libertad para tomar decisiones nacionales". Así las cosas, el eurobono sólo serviría para "acabar con el único indicador del que disponemos: los intereses" que paga cada uno por sus bonos. Si los 17 ponen "sus deudas en el mismo bote", se acabarán los incentivos para que cada país equilibre por sí mismo sus presupuestos. Los eurobonos, dijo entre aplausos, "marcarían el camino a la Unión del Endeudamiento".

Valoró Merkel la sentencia del Tribunal Constitucional como una "ratificación absoluta de la política del Gobierno". El TC permite que el parlamento apruebe la futura aportación alemana en el EFSF, que aumentará hasta 211.000 millones de euros en avales. A Merkel le queda ahora continuar con sus esfuerzos para ganarse los apoyos de los diputados de CDU/CSU y FDP.

La Comisión Europea, por su parte, expresó su "satisfacción" porque el fallo del Tribunal Constitucional alemán ha dado luz verde a la participación de Alemania en los rescates de los países con dificultades por la deuda. La portavoz del Ejecutivo comunitario, Pia Ahrenkilde, señaló que la Comisión toma nota con satisfacción sobre "la legalidad de la asistencia financiera a Grecia y otras medidas para la estabilización de la zona euro".

Precisó que el fallo "confirma la compatibilidad con la Constitución alemana de las medidas adoptadas hasta ahora".

La portavoz subrayó que la sentencia "tiene una relación importante con la capacidad de actuar de la Unión y de sus Estados miembros para resolver la crisis de deuda pública que afecta a varios Estados miembros".

La sentencia, que da un poder decisivo al Comité del Presupuesto del Parlamento alemán (Bundestag) para conceder futuras ayudas, da a entender que la solidaridad de la deuda en la eurozona que conllevarían los eurobonos "podría ser admitida constitucionalmente si ello implicara una fuerte decisión de Alemania sobre la política fiscal de los Estados miembros", según Raoul Ruparel, del centro de estudios euroescéptico Open Europe.

Precisamente sobre las elevadas expectativas que están despertando los eurobonos para solucionar la crisis, mediante la agrupación de la deuda de los distintos países, el comisario Olli Rehn, lanzó serias advertencias en la misma dirección. "Es claro", dijo "que los eurobonos, en cualquiera de las formas que se introdujeran deberían ir acompañados de un sustancial refuerzo de la supervisión fiscal y la coordinación política como una contrapartida esencial". "Esto tendría", añadió "implicaciones inevitables para la soberanía fiscal lo cual provocaría un debate sustancial entre los Estados de la zona euro para ver si están dispuestos a aceptarlo".

Rehn hizo estas manifestaciones en el Parlamento Europeo en un acto promovido por el Grupo Liberal para reiniciar una solución para la crisis griega. El comisario admitió que la situación actual en el sector financiero "es grave y no tiene sentido sostener lo contrario" al indicar que los bancos tienen dificultades para obtener financiación.

Anunció que la troika (Comisión, BCE y FMI) volverá a Grecia para seguir las negociaciones con el Gobierno. Los objetivos inmediatos son activar el sexto tramo de ayuda para el próximo mes y la aprobación del primer informe de la Task Force constituida especialmente para fomentar el crecimiento y el empleo junto a la consolidación fiscal.

Por su parte, el Senado italiano aprobó ayer el plan que debe otorgar el equilibrio al presupuesto en 2013, informa Lucía Magi. La medida con más impacto es el aumento del IVA, del 20% al 21%. Además, las rentas por encima de 300.000 euros tendrán un recargo del 3% en el IRPF con efecto retroactivo sobre la declaración de la renta del año en curso y hasta el 31 diciembre de 2013.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de septiembre de 2011