Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Últimos pasos de la reforma constitucional

Miles de manifestantes critican el método exprés de aprobar la reforma

El Movimiento 15-M se sumó en el último momento a la marcha de UGT y CC OO

Bajo el lema No a esta reforma de la Constitución, referéndum ya, miles de personas marcharon ayer de forma pacífica en varias ciudades españolas para exigir una consulta popular sobre la inclusión del principio de estabilidad presupuestaria en la Ley Fundamental, aprobada el pasado viernes en el Congreso por el PSOE y el PP -con el único apoyo de Unión del Pueblo Navarro (UPN)- y que hoy vota el Senado.

"Resulta intolerable para la calidad de la democracia española que una reforma de tanta trascendencia sea definitivamente aprobada solo 15 días después de que el presidente del Gobierno la anunciara en el Congreso, sin conocimiento previo ni debate alguno. Es profundamente antidemocrático", rezaba el manifiesto leído al final de la manifestación de Madrid por los actores Mónica García y José Gamo.

Hubo protestas en Madrid, Barcelona, Valencia y varias capitales

La marcha convocada en la capital por UGT y CC OO, y a la que se adhirieron IU y 200 organizaciones sociales y ciudadanas, fue la más multitudinaria -hubo 25.000 asistentes, según los organizadores, y 4.843, según Efe, que cita los datos de la empresa de medición Lynce- de todas las protestas que se han ido convocando desde el 31 de agosto contra la reforma de la Constitución. El Movimiento 15-M, que protagonizó las anteriores y que no se sumó expresamente a la de ayer, organizó la suya propia, aunque finalmente confluyó con la principal tras una pancarta que decía: Sindicatos, gracias por venir.

El secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, que encabezó la manifestación en Madrid junto al líder de UGT, Cándido Méndez, propuso que el 20-N, día de las elecciones generales, se coloque una tercera urna en la que la ciudadanía pueda votar la reforma constitucional. Méndez pidió a los ciudadanos que "no hagan caso a la guerra de cifras [sobre asistentes a la marcha] para legitimar la reforma".

Muchos manifestantes parecían asumir que con esa protesta no van a lograr que 35 diputados o 26 senadores soliciten un referéndum. "Pero al menos escucharán la voz de la calle y verán que hay muchos más ciudadanos que los que representan el PP y el PSOE que están en contra de la reforma", explicó una representante del sindicato USO.

En Barcelona, la protesta congregó a unas 20.000 personas, convocadas por la plataforma Prou Retallades (Basta de recortes), que agrupa a entidades sociales, sindicatos y asociaciones ciudadanas. La manifestación arrancó con tensión cuando un grupo de unas 30 personas se colocó antes de la cabecera entre gritos contra los sindicatos, coreando "que no nos representan" y luciendo una pancarta con el lema Deja el sindicato, únete a la lucha, informa Clara Blanchar. También hubo marchas en Bilbao (unos 200), Palma (300), Valladolid (400, según la policía), Valencia (1.000) y Alicante (500, según la policía, 1.000 según los organizadores).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de septiembre de 2011