Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda amenaza a 70 municipios con retener sus ingresos si no rinden cuentas

Unos 70 ayuntamientos valencianos serán sancionados a partir de octubre y dejarán por ello de recibir transferencias del Estado por no presentar la liquidación de las cuentas de 2010 al Ministerio de Economía antes del 31 de julio. Así consta en los listados publicados por este departamento.

Esta instrucción figura en la Ley de Economía Sostenible con el propósito de que los Ayuntamientos se ajusten a la disciplina presupuestaria y el Gobierno disponga de información actualizada sobre las cuentas de la Administración Local. Las corporaciones que no trasladasen la liquidación de sus cuentas al ministerio no recibirán su participación en los ingresos del Estado. Estas transferencias representan aproximadamente un tercio del presupuesto de una corporación municipal, según los alcaldes consultados.

El Ayuntamiento de Alzira, uno de los díscolos, asegura que ya los presentó

Según la Ley de Economía Sostenible, el plazo original para presentar los estados contables -un cuadro con los ingresos y su procedencia y los gastos y su destino- finalizaba en marzo. A la vista de que a principios de julio -meses después de la primera fecha- había 5.000 municipios españoles que incumplían este requisito, Hacienda decidió ampliar el plazo a finales de julio.

Cuando faltaban tres semanas para que el plazo concluyese en toda España existían todavía un 50% que no habían presentado sus liquidaciones. En el caso de la Comunidad Valenciana, el pasado 6 de julio eran 222 los consistorios que no habían rendido cuentas al ministerio.

El departamento que dirige la vicepresidenta Elena Salgado ha vuelto a actualizar el listado de los que siguen incumpliendo la ley, concretamente a 30 de agosto y, en el caso valenciano, el número de corporaciones municipales díscolas se ha reducido a unas 70. Entre los ayuntamientos que constan como que no han formalizado la liquidación presupuestaria de 2010 aparecen -un 13% de los 542 municipios valencianos- aparecen Alzira, Cullera, Sueca, Picanya, Paiporta, Xirivella y Buñol.

También organismos como la Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos (Emtre), que acaba de subir la tarifa más del 200%, y la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), responsable de la depuración de aguas.

José Luis Palacios, alcalde accidental de Alzira, aseguró ayer a este diario que el Consistorio aprobó la liquidación del presupuesto de 2010 en febrero y que trasladó por vía telemática al Ministerio de Economía y Hacienda las cuentas a finales de marzo de este año. Preguntado sobre cómo era posible el error, Palacios dijo que más de una vez se envían los datos y el ministerio no los registra. "Nosotros hemos cumplido. Y no sólo eso. Somos uno de los ayuntamientos que está cumpliendo con los pagos a proveedores", añadió.

En cualquier caso, según el regidor accidental de Alzira, el ministerio ha ampliado el plazo hasta finales de septiembre en un intento de que todos cumplan con la Ley de Economía Sostenible.

Municipios díscolos

- La ley de Economía Sostenible obliga a los ayuntamientos españoles a presentar la liquidación anual de sus cuentas ante el Ministerio de Hacienda. Si no lo hacen, pueden perder las transferencias del Estado.

- Según la lista del ministerio, a 30 de agosto existen 2.500 Corporaciones españolas que no las han entregado. En la Comunidad Valenciana son unas 70.

- En la web de Hacienda aparecen como díscolos los ayuntamientos de Cullera, Picanya, Sueca, Paiporta, Xirivella, Buñol, Crevillent y L'Alfàs del Pi, entre otros.

- El plazo original para presentar las cuentas era a finales de marzo. Luego se amplió hasta el 31 de julio, pero la retención de ingresos, en caso de llevarse a efecto, no se realizará hasta octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de septiembre de 2011

Más información